playa gironLas Tunas.- La vida, a ratos, impone límites. El necesario distanciamiento social de estas fechas es uno de ellos. Por eso no puedan efectuarse las actividades tradicionales que protagonizamos los cubanos en la Jornada de Playa Girón. Sin embargo, lo anterior no quiere decir, ni por asomo, que pase por alto el reconocimiento a las acciones que llevaron a la primera derrota militar del imperialismo yanqui en América Latina.

Y no solo eso, muchos son los sucesos descollantes de nuestra historia más reciente, entrelazados por estos días del cuarto mes del año. Cuba recordó, el pasado 13 de abril, el sabotaje a la tienda habanera El Encanto, que costó la vida a Fe del Valle. También el 15, los siete muertos y 53 heridos que dejaron los bombardeos a los aeropuertos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba.

El 16 de abril, Fidel Castro declaró el carácter socialista de la Revolución Cubana; el 17 comenzó la invasión mercenaria y en menos de 72 horas, aquel montaje que llamaron Operación Pluto, había concluido para ellos. La mayoría de los combatientes de esta Isla resultaron ser hombres sencillos, salidos del pueblo.

Fueron 28 los tuneros que participaron directamente en esa gesta y de ellos, los que quedan entre nosotros pertenecen al grupo de edad más vulnerable a los embates de la Covid-19, de ahí que la mejor manera del homenaje, resulte, indudablemente, protegerles salud y existencia.

Desde casa estaremos recordando su valor descomunal en tan ineludibles fechas y el que ahora tienen para, junto a los suyos, que somos todos, mantener disciplina y fortaleza. De seguro, similares a las de aquellos cruentos combates en las arenas de una cabeza de playa, que el enemigo nunca pudo tomar.

Escribir un comentario