Imprimir
Visto: 1374

Yudith CarraleroLas Tunas.- Convertidas cada una de las casas en plazas, el pueblo de Las Tunas no pasó por alto la conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores este Primero de Mayo.

Paredes, ventanas, calles y postes de electricidad fueron las tarimas necesarias, entre muchas otras, para la iniciativa que se gestaba desde jornadas anteriores con motivo de la efeméride.

 

BarbaraJose AlbertoLa entonación del Himno Nacional, exactamente a las 8:00 de la mañana, convocado por el presidente Díaz-Canel, y seguido por todos los cubanos, dio inicio a la jornada patriótica que acto seguido continuó con el concepto de Revolución, enunciado por nuestro Líder Histórico Fidel Castro.

Las manifestaciones enérgicas vibraban en cada uno de los hogares respetando el aislamiento social al que nos obliga la situación epidemiológica, pero ello no impide conmemorar, como todos los años, la fecha del proletariado mundial.

Motivada desde su puerta, la integrante del ejército de batas blancas Milagro Ramírez enunció que “este día histórico cada año reafirma la esencia de los trabajadores y recordamos el concepto de Revolución que ya llegó a sus dos décadas con plena vigencia. En mi barrio se llenaron las calles de carteles patrióticos, banderas cubanas y consignas revolucionarias, para apoyar nuestras convicciones. Y en mi trabajo, el policlínico Gustavo Aldereguía, lo damos todo por la Salud”.

milagro ramirezSu hermano José Alberto Ramírez, quien desde hace casi 20 años es trabajador voluntario del Programa de Prevención del VIH-Sida junto a Mariela Castro Espín, confirma este sentir patriótico y dice que “nuestro mayor compromiso es ser siempre cubano, es ser revolucionario, porque todos los trabajadores apoyan al país en cualquier circunstancia. La nuestra es una Revolución de todos y para el bien de todos”.

“Lo hicimos desde nuestras casas”, expresó con alegría Yudith Carralero, quien es dependienta integral de Comercio. “Añoramos el despertarnos temprano, el compartir el gozo y la fiesta que se vive en Cuba cada Primero de Mayo, pero con otras iniciativas lo hicimos hoy igualmente cuidándonos y manteniendo la distancia, pues esa es la misión, resistir esta pandemia”.

“Ante todo muchas felicidades a los trabajadores”, intervino en la conmemoración Bárbara Báez Romero, que labora como lectora de la Fábrica de Tabaco de la ciudad capital. “Desde mi pedacito patentizo el compromiso de apoyar a la Revolución en casa, quienes están en las faenas de la salud, la producción de alimentos, las exportaciones y muchas otras, que lo sigan haciendo con las medidas de prevención, porque eso es lo que la Isla necesita”.

No fuimos a las plazas, pero no faltaron lugares para conmemorar la fecha y poner bien en alto el nombre de Cuba, ejemplo en el mundo de victorias de un pueblo, afectado por un bloqueo económico injustamente impuesto.

calles primero de Mayo