preparacion de tierras

Jobabo, Las Tunas.- La mayoría de las unidades productivas del sector agropecuario ya tienen casi la totalidad de los terrenos cultivables en espera de las lluvias para sembrar y continúan roturando, explicaron directivos del sector agropecuario al Consejo de Defensa Municipal, a propósito del llamado a intensificar las acciones dirigidas a garantizar la seguridad alimentaria en los próximos meses.

Todo depende ahora de que se estabilice la primavera, pues el aprovechamiento de los sistemas de riego igualmente se ve limitado por la sobreexplotación del manto freático, la disminución significativa de la capacidad de agua almacenada, la falta de combustible y de completamiento de los programas de electrificación en zonas productivas donde se entregaron motobombas eléctricas.

La prioridad son los cultivos de ciclo corto. Boniato, calabaza, yuca, frijol caupí, maíz…, los cuales posibilitarán un adelanto en las cosechas a lo sumo en un plazo de dos a tres meses y medio, mientras que se dirige el programa también a la recuperación de los platanales, muy afectados por la sequía en más de las tres cuartas partes de las áreas.

Hablando en cifras concretas, para esta etapa de primavera (ya demasiado tardía, por cierto) las unidades agropecuarias jobabenses, tanto estatales como cooperativas, deberán llenar no menos de 900 hectáreas de maíz y tres veces esa extensión de viandas y vegetales.

Una prioridad ahora es completar los terrenos dedicados a frutales, especialmente la guayaba de alto rendimiento, que se comenzó a fomentar desde finales de 2019, para cuando concluya el montaje de la industria de conservas que construyen en Jobabo existan suficientes niveles de materias primas.

A la par del programa de preparación de tierras, iniciado hace un mes y medio atrás, y ahora de las siembras, empezó un proceso de recontratación de las producciones agrícolas que generó buenas respuestas a nivel de base, especialmente con la voluntad de incrementar los terrenos destinados a las viandas y vegetales.

El director de la Unidad Empresarial Agropecuaria Integral Jobabo, Elio Guerra, explicó que además de la gestión socioproductiva que se lleva a cabo para hacer que la campaña de primavera tenga mejores resultados, es necesario dar una revisión a las capacidades productivas de las unidades del centro-sur y otras que están situadas en la mitad oeste-norte del municipio, las cuales si bien han quedado rezagadas en cuestiones de desarrollo agrícola, no evidencian índices en correspondencia con sus potencialidades.

Insistió que, por lo menos, en las estatales y las unidades básicas de producción cooperativas se va a trabajar en la evaluación de lo que puedan hacer en el universo agrícola, sin descuidar el objeto social principal, pues la mayoría son ganaderas.

Esta estrategia forma parte del llamado hecho a campesinos y agricultores en general para darle una subida sistemática a la capacidad de ofertas a la población local y cumplir con los envíos a la cabecera provincial.

Escribir un comentario