H20

Las Tunas.- La distribución mensualmente de unos 37 mil litros de combustible diésel ha sido prioridad en la provincia de Las Tunas, para transportar agua en pipas hacia las comunidades donde no existen redes de acueducto o el manto freático está debilitado por la severa sequía.

Hay que llevar el líquido potable de forma permanente a 229 comunidades de los ocho municipios de la provincia, y a lugares caracterizados por tener viviendas muy dispersas, lo que ha imposibilitado realizar inversiones para acometer acueductos.

En medio de la Covid-19, este servicio se ha ampliado a otras demarcaciones, con las cuales ya suman 443 las que necesitan el agua para mantener la higiene en las respectivas viviendas, explicó a la Agencia Cubana de Noticias Grisel Mireya Alonso Guerrero, directora de Servicios Comunales en el territorio.

Los hogares de nueva incorporación a este servicio están ubicados en sitios donde se ha afectado el manto freático y por ende se han secado las fuentes de extracción de agua, fundamentalmente los pozos.

El agua es trasladada en pipas, mediante 161 medios de transporte, sobre todo, tractores pertenecientes a distintas bases productivas, así como también en trenes que transitan por 30 comunidades de los municipios de Puerto Padre y Manatí.

Alonso Guerrero expresó que ahora hay una asignación estable de combustible, pero en los momentos más difíciles por la pobre existencia de diésel, derivado del cerco económico imperialista hacia Cuba, se ha mantenido este recurso a los medios que transportan agua hacia las comunidades.

Aunque no se cubren las necesidades de almacenamiento de agua en las viviendas, sí se ha hecho un esfuerzo en la distribución de algunos recipientes y la construcción de reservorios, amplió la directora de Servicios Comunales en Las Tunas.

A partir del mes en curso disminuirán las necesidades de abasto de agua en pipas, con las abundantes lluvias de mayo, que deben incidir en la recuperación del manto freático.

Asimismo, para estimular las medidas sanitarias dirigidas al enfrentamiento a la Covid-19, en la ciudad de Las Tunas funciona una planta purificadora de agua, en la cual la población acude para adquirir el líquido potable con calidad.

Escribir un comentario