decomiso1

-Otro decomiso, apúrate. Dale que te lo estás perdiendo…

-Estoy en el baño, ¡qué puntería! ¿De qué es?

-De maíz, soya, ajo, comino…

-¡Qué cosa! ¿En cuánto dinero valoraron la mercancía?

- No lo han dicho…

Las Tunas.- ¿Quién sabe qué parte sensible le ha palpado a la teleaudiencia? ¿Qué motiva tanto interés? Llámenle como deseen, pero cierta sección del Noticiero estelar ha ganado popularidad por estos tiempos. Hay familias que se sientan frente al televisor, justo a las 8:00 pm, y no se paran hasta que consumen las nuevas redadas acontecidas en su territorio o a cientos de kilómetros de su realidad.

Una vez que concluye el espacio informativo, o inmediatamente que termina el reporte, comienzan los debates en casa; que pueden ser apologías, críticas despiadadas en contra de los malhechores, justificaciones de lo mal hecho, e incluso, hay quienes esbozan otros culpables. Basta bajarle un poco la voz al equipo y se pueden escuchar los comentarios diseminados por el barrio. El tema sí que tiene sus adeptos.

Justo con el advenimiento de la Covid-19, en nuestro país comenzaron a aparecer con asiduidad en programas de la Televisión informaciones sobre decomisos relacionados con ilegalidades cometidas en diferentes zonas y asociadas a varias esferas de la economía. Cada persona hace sus interpretaciones según los intereses que la muevan, pero en muchos hogares hemos traducido estos destellos como que el Estado cubano muestra “mano dura” a tono con las circunstancias.

Para ser clara, hay una amalgama de criterios diseminados al respecto. Por ejemplo, hace poco leí en las redes sociales comentarios de tuneros que referían que decomisar el pienso para animales, en alusión al reporte emitido el martes 19 de mayo de un suceso ocurrido en la provincia, acarreará que haya menos comida y, por ende, más déficit de carne de cerdo.

Otras observaciones aludían a que estos “abastecimientos mal habidos” salieron de unidades estatales y que hasta esos “convenios” y directivos debería llegar el peso de la Ley.

En fin, la polémica se agudiza y la población de ninguna manera permanece indiferente. Es entendible que algunos prefieran que continúen los negocios clandestinos de viandas, frutas, especias y demás, porque son puerto seguro donde obtener suministros. Pero según lo que escucho y leo en las redes, creo que la mayoría asume con beneplácito no tanto que apresen a un “pequeño empresario”, sino que las autoridades se hayan planteado terminar con las ilegalidades y de paso, con el sobreprecio y el abuso.

Claro que del otro lado de la pantalla sacamos cuentas sobre las largas cadenas de individuos que deben estar implicados en los acaparamientos de pintura, productos de los mercados ideales, refresco, cerveza, pelly y demás. Lo cierto es que, en estos casos, casi nunca hay un solo culpable. Y al menos a mí, me vienen a la mente los que se han aprovechado de su jerarquía para tener un nivel de vida muy por encima de sus posibilidades reales, a costa de desviar lo que el Estado pone a merced de la colectividad, y que en su momento fueron castigados.

Basta una pequeña mirada a nuestro entorno para saber que hay mucho que debe ser corregido. No puede ser posible que los que viven del “invento”, sin vínculos laborales, tengan mejor desenvolvimiento económico que los que trabajamos honradamente.

Los operativos gestados en los últimos meses en Cuba intentan proteger a la población, que no tiene otro remedio que ceder ante el sobreprecio cuando por necesidad adquiere un producto fuera de la red estatal y a veces, porque esta no se lo garantiza. Lo que infiero de ellos es que la legalidad ha mutado a consecuencia de las urgencias del cubano, y de esta época que amerita compartir, equitativamente, los recursos disponibles.

Comentarios   

# Yolanda 24-05-2020 19:15
Espero que todo éstos hechos no quedé impune ante la ley es demaciado el abuso q tienen contra el pueblo trabajador
Responder
# Elsaliz 25-05-2020 01:11
Ojalá y todo ese trabajo que se está haciendo ahora ,siga pq esos tonos llevan decsdasssss ocurriendo en el país, y muchmucho administrativo qué debe estar comprometido, tambien es hora de acabar con las ilegalidades constructivas, irle encima a lo que afecta al estado y a lo que afecta a nosotros los ciudadanos dignos y trabajadores.Porque realmente la vida está muy dura y uno se siente en total indefensión.
Responder
# gvh 25-05-2020 11:13
SOBRE LAS ILEGALIDADES CONSTRUCTIVAS SE ESTAN HACIENDO MANCIONES HASTA CON PISCINAS APROBADAS POR VIVIENDA MIENTRAS QUE PARA HACER UN CUARTO HAY QUE VER HASTA EL MINISTRO.
Responder

Escribir un comentario