alimentostunas6

Las Tunas.- En cierto hogar es la hora de cocinar los alimentos. Ronda la incertidumbre de qué “inventar” para cambiar el menú. Por suerte, queda un poco de arroz y plato fuerte; pero en el viandero hace días no cae nada y en el refrigerador no hay ni un pepino. Tampoco existen frutas para hacer un jugo y presentar a la mesa algo más que arroz y un pedacito de carne.

Vivencias similares experimentan la mayoría de las familias en el municipio de Las Tunas, donde no se encuentran malangas para hacer puré y alimentar a los bebés o los ancianos; y cuando venden plátano macho o cualquier vianda, las colas son enormes. Solo aparecen, a precios diferenciados, condimentos y algo de ensalada en las manos de los concurrentes que asisten al parque 26 de Julio.

¿Qué ocurre en el territorio cabecera? ¿Es así en toda la provincia? ¿A dónde fue a parar el propósito concebido en el año 2016 del autoabastecimiento municipal, mediante el cual cada consumidor recibiría 30 libras de productos agropecuarios?

MIRADA EXTERNA

En la localidad capital residen 211 mil 596 personas; y de ellas, 182 mil 037 viven en la ciudad. Esos números multiplican los habitantes promedio en los restantes municipios. Súmese que en estos predios radican las principales instituciones de la Salud, escuelas de carácter provincial, más una población flotante que antes del nuevo coronavirus era significativa.

Alimentar a tantos no es cosa fácil y el sector agropecuario tiene un alto reto. ¿Puede esta zona cambiar por sí sola dicho panorama? La respuesta es no. Lo demuestra la realidad y lo dicen los especialistas, luego de profundos análisis y años de experiencia en la actividad.

Luis Manuel Peralta Agüero, subdelegado general de la Agricultura en Las Tunas, está seguro de que falta mucho por hacer y no se conforma; pero también sabe que en Cuba ninguna demarcación cabecera es capaz de autoabastecerse con sus propias formas productivas.

“Si aquí aprovecháramos al máximo todas las potencialidades, a lo que más se puede llegar es a 15 libras por consumidor. Y eso está distante todavía”.

Por esa línea anda Luis Oro Torres, subdelegado de Cultivos Varios, hombre de numerosos años dedicados a las siembras y las cosechas. No hablamos, confirma, de un lugar productivo. “Los mejores rendimientos y más resultados provienen de 'Jesús Menéndez'. Le siguen Puerto Padre, Jobabo y 'Amancio'.

“Nuestra provincia es de secano y el nivel de riego resulta poco. Eso nos pone en una situación difícil, porque si lloviera más tuviéramos mayor cantidad de plátano y yuca. Incluso, si hubiera más áreas bajo riego se elevarían las cosechas y hasta pudiéramos sembrar un porciento superior de hortalizas”.

ANÁLISIS DESDE DENTRO

Yurixander Escalona Osorio es el director general de la Empresa Agropecuaria Las Tunas y sueña con el momento en que los pobladores puedan adquirir 15 libras de viandas, 10 de hortalizas, tres de frutas y dos de granos, sin depender de nadie más; pero está consciente de que eso demora.

“Hoy en el municipio garantizamos unas ocho libras per cápita y lo demás se completa con los envíos desde el resto del Balcón de Oriente. Estamos trabajando duro en la recontratación a los campesinos y se aspira a llegar al 50 por ciento de lo requerido.

“Para cumplir, necesitamos tener sembradas alrededor de 10 mil 725 hectáreas y actualmente están cultivables cerca de cuatro mil 500. También hay mil 700 con marabú, maleza que intentamos eliminar. Nos auxiliamos de un tractor adaptado con una chapeadora, pero no es suficiente. No obstante, ya hemos recuperado algunas áreas.

“Lo que sí puedo asegurarle es que no estamos de brazos cruzados. En la localidad hay 28 unidades productoras: 18 cooperativas de créditos y servicios, tres de producción agropecuaria y siete unidades básicas de producción cooperativa”.

alimentostunas4

PROTAGONISTAS A TODA HORA

En esas entidades se labora sin descanso. Ya el polo Calera-Los Ángeles dispone de dos mil 500 hectáreas, aunque hay índices satisfactorios en otros rincones de la geografía. A veces cuentan con riego y en algunas extensiones fructifica el ingenio de los labriegos, quienes apelan a las técnicas agroecológicas como única opción ante la escasez de fertilizantes químicos y el enorme deterioro de los suelos.

En Becerra la tierra lloró de sed hasta que llegaron las lluvias y ni un día se dejó de poner surtidos en el punto de venta de la comunidad. Igual en La Anacahuita, en Villanueva y en otros lugares, en los que a veces decían adiós a las esperanzas junto a los surcos y, como un rayo de luz, se abría paso la voluntad de los hombres y las mujeres de cumplir, de pensar en los demás y en ellos mismos.

En el sector estatal, el compromiso exhibe igual fortaleza. Como ejemplo, bastan las palabras de Reynaldo Segura García, director de la unidad empresarial de base (UEB) Calera, quien asegura que seguirán dando prioridad a los cultivos varios.

“Tenemos boniato y maíz verde en cosecha y estamos sembrando yuca y boniato. Nuestras producciones van directo a la Empresa de Acopio y todos estamos inmersos en la tarea. No es solo ahora por la Covid-19; cuando eso termine hay que seguir, aprovechando las lluvias, plantando y cosechando. Esa es la meta”.

TRES BUENOS EJEMPLOS

La zona de La Veguita, en la salida de la ciudad hacia Manatí, fue considerada excelente, en otros tiempos, para la proliferación de viandas. Poco a poco, por innumerables razones, aquella explanada se perdió entre el marabú y la desidia.

Varias veces estuvieron por allá las principales autoridades del Partido y el Gobierno en la provincia y el municipio y coincidieron en que el cambio podía darse, para bien del pueblo.

En Majagual intentan transformar ese panorama oscuro y allí prevén recuperar 26 hectáreas, de las que ya sembraron 3,5 de plátano. Asimismo, renovaron la imagen de la finca La Salida, frente al antiguo aeropuerto Hermanos Ameijeiras. Más de cinco hectáreas, pertenecientes a la Granja Urbana, van cambiando su cariz con plantaciones de boniato, pepino, calabaza, frijol caupí, girasol y flores.

Mientras, la UEB ganadera Santa María no se limita a su encargo estatal y sin desatender los rebaños y la producción de leche, avanza en el cultivo de alimentos para los trabajadores, vecinos y la población en general.

Quizás con esas unidades, y otras que se incorporan a este reclamo, La Veguita brille otra vez y de manera más perenne en el tiempo.

alimentostunas2

CAMPAÑA DE PRIMAVERA, GARANTÍA PARA MAÑANA

Esta no es una tierra excelente para el plátano y su balance es bajo, pero hasta el cierre de abril había más de 800 hectáreas sembradas. Incluso, en lo que va de mayo se han sumado otras 36,8.

Con la yuca también hay dificultades. Ya se cosechó la disponible y durante varios meses no hubo manera de sembrar nuevas áreas, porque la sequía golpeó duro. Sin embargo, la reciente llegada de las lluvias dio un vuelco a ese escenario y hay 413 hectáreas en crecimiento.

Aún se acumulan atrasos correspondientes a abril, y tal deuda debe saldarse en los próximos días, porque el plan de dos mil 281 hectáreas es cumplible.

Llueve y hay voluntad, que es lo más importante. Y se extiende hasta los organopónicos, aunque la cifra de canteros vacíos resulta mínima aquí.

AL FINAL DEL TÚNEL, UNA LUZ

Para que las perspectivas sigan creciendo, no pocos agricultores y directivos trabajan sin horarios y sin pretender más honra que ver los mercados abastecidos. Examinan posibles áreas y se visita a cada campesino para recontratarle sus producciones.

Falta mucho por impulsar, incluyendo mayor control del destino, para que las viandas, frutas, hortalizas y granos no se escapen a manos inescrupulosas que lucran con el sudor de otros.

Puede ser que entonces, en ese hogar tunero que encabezó este reportaje hasta haya ánimos de buscar el libro nuevo de recetas para poner sobre la mesa algo novedoso, con la garantía de que cada miembro de la familia recibirá las soñadas 30 libras de productos agropecuarios. 

Comentarios   

# José Manuel Torres 29-05-2020 22:13
¿A dónde fue a parar el propósito concebido en el año 2016 del autoabastecimiento municipal, mediante el cual cada consumidor recibiría 30 libras de productos agropecuarios?
Transcurridos tantos años la pregunta sería
A donde fueron a parar lo q dijeron tal mentira
Responder

Escribir un comentario