digitalizacion oficoda LasTunasCuba 0005

Las Tunas.- Con la recolección de los datos generales de los núcleos familiares de esta ciudad se estarían dando aquí los primeros pasos hacia una futura digitalización de los registros de consumidores, conocido popularmente como Oficoda.

Desde abril pasado y a solicitud del Gobierno este territorio, estudiantes y egresados de la Universidad de Las Tunas llevan a una base de datos la información básica (dirección, cantidad de personas y jefe) de los núcleos censados por las diferentes bodegas mediante los cuales se le distribuyen a la población local alimentos subsidiados, explicó Nancy Mariño, directora del Registro de Consumidores en esta provincia.

Mariño aclaró que es una etapa preliminar, que solo comprende a los núcleos familiares de la zona urbana del municipio de Las Tunas, porque la digitalización completa ocurrirá más adelante. “Esta información que colectamos ahora nos servirá de punto de partida para cuando comience la digitalización completa que sí comprenderá llevar a las plataformas digitales los nombres de todos los integrantes de los núcleos,” afirmó.

El joven agrónomo, Norge Peña Gutiérrez es uno de los que tiene a su cargo llevar al lenguaje binario lo que ahora está en trazos y letras sobre el papel de los libros de la oficina, ubicada en el reparto Casa Piedra. Con todo y que es información parcial, comenta,  es un volumen importante de datos, pues solo allí están registrados más de 10 mil núcleos.

A su lado el estudiante de Ingeniería Agrícola, Marcos Antonio Peña, opina que cuando terminen, las autoridades tendrán detalles que les permitirán tomar más rápidamente  decisiones sobre la distribución de productos de primera necesidad. “Hace poco vinieron los compañeros del Gobierno solicitando saber la cantidad de personas mayores de 65 años registrada aquí. De haberlo tenido en formato digital eso habría tomado apenas un instante”, dijo.

Las Oficinas del Registro de Consumidores, rectoradas por las direcciones estatales de Comercio, están subordinadas los gobiernos en cada territorio y se encargan de controlar las políticas y programas diseñados para la protección y el suministro de alimentos a la población cubana.

Allí hoy se lleva manualmente la información recabada por las empresas estatales proveedoras de los productos repartidos mediante la canasta familiar normada, tales como la cantidad de consumidores a los cuales les deben depositar los alimentos en los establecimientos minoristas donde se adquieren. En estos inmuebles, además, los cubanos tramitan las altas por nacimiento, los traslados de residencia, fallecimientos y la emigración del país, también el otorgamiento diferenciado de alimentos por prescripción médica.

La informatización de las Oficodas debía tener un impulso importante en Las Tunas durante el 2020; sin embargo, expresó Nancy Mariño, el recrudecimiento del bloqueo estadounidense y ahora la pandemia del nuevo coronavirus retrasó el programa que comprende inversiones para crear la infraestructura requerida en equipos de cómputo y conectividad.

No obstante, en reiteradas ocasiones las máximas autoridades de la nación han insistido en la relevancia de este empeño, pues favorecería la depuración de los datos actuales, en tanto se cotejarían con las estadísticas de otras instituciones como la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería; agilizando los movimientos internos y externos de la ciudadanía; así como una distribución más eficiente de los alimentos subsidiados.

Escribir un comentario