minint2

Las Tunas.- Este sábado, 6 de junio, los combatientes del Ministerio del Interior (Minint) merecen muchos aplausos que gratifiquen el esfuerzo, la entrega y la responsabilidad que desempeñan las 24 horas de cada día, desde 1961, cuando se creó la institución.

A partir de ese momento, miles de personas, incluso, algunas con rostros no visibles, velan por la tranquilidad, la seguridad ciudadana y el orden interior, uno de los más grandes logros de la Revolución Cubana.


En tiempos de la enfermedad Covid-19 permanecen en nuestras calles exigiendo el cumplimiento de las medidas de protección y enfrentando las indisciplinas sociales y las actividades económicas ilícitas de quienes pretenden lucrar con el bolsillo de los trabajadores.


Antes de la llegada del nuevo coronavirus, estaban detrás de cada pequeño que jugaba en un parque, de los ancianos que caminaban lentamente o de la pareja de jóvenes que se enamoraba a la luz de la luna, porque eran y son las manos, los ojos, el alma y el corazón de los hombres y las mujeres que agradecen la dicha de vivir seguros.


Hoy, mañana y siempre se puede contar con ellos porque en el Minint, Cuba tiene sus raíces, su tronco y ramas, especialmente en la Seguridad del Estado y la estabilidad interna. Con el paso de los años, crecieron las experiencias y las habilidades, se reforzaron los valores, hubo más compromiso y también, desde la academia, llegaron conocimientos.


En la actualidad, son muchos los integrantes de esa fuerza, algunos anónimos para cuidarnos más; y la mayoría visibles a los ojos de los cubanos, en los trámites migratorios, aduanales y de identidad, en las prisiones, la atención a los menores, en las calles para controlar el tránsito y en disímiles acciones cotidianas.


Han transcurrido 59 años y la institución armada cuenta con el respaldo del pueblo y tiene en las nuevas generaciones la garantía del futuro, que inició con el desembarco del yate Granma y que ha cobrado la vida de muchos héroes para disfrutar de paz, independencia y soberanía.

 

Escribir un comentario