brig italia cuba 0002Las Tunas.- Ayer, cuando los 52 integrantes de la primera brigada del Contingente Henry Reeve que trabajó en Europa llegaron a La Habana, allá, en la región de Lombardía y en Crema -la cuidad donde pusieron corazón y vida para contener la expansión de la pandemia- muchas mentes volaron también a Las Tunas. Desde el lejano 1997, esta provincia anda hermanada con esas tierras de Italia, comparten trabajos voluntarios, intercambian proyectos de desarrollo y en varias instituciones de Salud aquí hay huellas imborrables de esa solidaridad.

Diferentes clubes amistosos -coordinados a través del Instituto de Amistad con los Pueblos (ICAP)- fortalecen ahora sus recuerdos y ven en esos valientes médicos y enfermeros el profundo sentimiento de unidad sostenido en el tiempo, el cual supera las dos décadas de constantes alianzas, en tanto lamentan que por respetar las restricciones sanitarias del coronavirus no hayan podido llegar hasta Milán para despedir a los valientes.

brigadaNo puedo sustraerme al simbolismo que ello representa, dice mi amiga Amparo Borrero, muy vinculada con las visitas de las brigadas lombardas al territorio, gracias a sus responsabilidades como funcionaria del ICAP. Y mientras en las redes sociales circulan cientos de fotos de los médicos cubanos, los amores agradecidos de los italianos y el alto valor de humanismo que sobrevuela cualquier riesgo y lejanía de esta Patria, coincido con Amparo:

¡Las cosas hermosas se reciclan! Esas emociones las vivimos aquí cuando vienen las brigadas de solidaridad Giovanni Ardizzone; nos ayudan tanto a sortear el bloqueo. Les debemos mucho.

Leer más: Covid-19: Lombardía lucha y agradece (+video)

Y en las manos que saludaron a nuestros valientes, en ese pueblo de La Habana que es Cuba, se agitaron las nuestras, porque aquí en Las Tunas tampoco nada podrá borrar la estela de Lombardía. Más cuando entre esos 52 valientes que regresaron hay un paisano nuestro, el enfermero Eduardo Brito.

En estas imágenes, como las que circulan ahora en las redes sociales, anda la fuerza y la unidad de una palabra única: solidaridad. Sirvan para recordar la memoria de sus principales protagonistas desde ese abanico hermoso de manos juntas que es el ICAP.

Escribir un comentario