granja avícola foto 1

Las Tunas.- Además de los favorables resultados de eficiencia en la producción de huevos, la idea de consolidar varios renglones acompaña a la Empresa Avícola de este territorio, a fin de sustituir las tan costosas importaciones.

granja avícola foto 2A través de diversos programas e inversiones, esta entidad desarrolla alternativas en renglones como la producción de pavos, huevos y pollos de cebas, que permiten garantizar desde lo local un paulatino autoabastecimiento de los alimentos, sin esperar por lo que llegue del exterior.

Esta realidad se patentiza en la unidad empresarial de base (UEB) Emilio González, ubicada en la localidad de Becerra en el municipio capital. Prevista para cubrir una gran parte de la demanda turística, ante la actual crisis epidemiológica que vive el país esta granja ahora rediseña sus destinos y aumenta su capacidad en pollos en ceba para ponerlos a disposición del Consejo de Defensa Provincial, y que la estructura los haga llegar al pueblo sin desaciertos en la comercialización.

Granja avícola Foto 3En diálogo con 26 Digital, José Luis Bauzá Domínguez, director de la UEB, explicó que “engordan desde el mes de abril 35 mil 892 cabezas con resultados favorables; y durante el año se sumarán otras dos crianzas, una en julio con 41 mil cabezas y posteriormente en octubre, otro lote de igual cantidad”.

Para un total en el calendario de más de 117 mil pollos, con un valor de compra de un millón 404 mil pesos, llegan hasta esta unidad las aves desde otros territorios para su engorde. Aunque el directivo asegura que en un futuro es posible el fomento de pie de cría desde la propia unidad, al esperarse el arribo en este mes de unos ocho mil animales con cinco mil reproductoras y 500 reproductores.

Según confirma Bauzá Domínguez, “los ejemplares mayores están promediando entre 1,7 y 1,8 kilogramos en su peso, existe una viabilidad del 92 por ciento, lo cual representa una disminución en la cantidad de muertes de las aves. La edad para el sacrificio en la que alcanzan el peso óptimo es a los 45 días”.

En cuanto a las ciencias aplicadas, este centro despunta. “La utilización de la tecnología de tetinas es nueva en la granja y tanto los trabajadores como los pollos hemos tenido que adaptarnos a ella”, confiesa el director. “El manejo con la cría es diferenciado, pues donde hay bebederos automáticos el ave tiene el agua directo; sin embargo, con esta novedad el pollo es el que debe picar para recibir el líquido”.

Favorables resultados se alcanzan con estos avances tecnológicos, pues tal y como afirma Bauzá, “con las tetinas se racionaliza el agua y a tenor de ello, con menos derrame del líquido, evitamos la proliferación de enfermedades como la coccidia y las infecciones respiratorias”.

Escribir un comentario