Yaidel caminos malos

Las Tunas.- La provincia de Las Tunas concluyó el 2019 con una población de 534 mil 184 habitantes, mil 151 menos que al cierre del 2018, lo que representa un decrecimiento del 0,1 por ciento y es la cifra más baja en los últimos cinco años.

Esos números, procedentes de diversos estudios de la Oficina Provincial de Estadísticas, demuestran que la población tunera disminuye gradualmente. Pero, ¿cómo se comportan las migraciones dentro de nuestro territorio?

La respuesta la da Tomás Escalona Espinosa, jefe del Departamento de Demografía, Censo y Encuesta de Población: "Comparando el 2019 con el 2012, la parte urbana crece en 12 mil 961 personas y la rural decrece en 11 mil 422".

O sea, los tuneros se mudan del campo a las ciudades y los poblados, y con ello, hay menos manos para producir la tierra. A este fenómeno se suma uno que nos marca desde hace tiempo: la población envejece y las familias siguen apostando por uno o dos hijos solamente.

Yaidel zona de campo 1

PANORAMA DE LAS ZONAS RURALES, NO SIEMPRE ES EL MÁS FAVORABLE

En los ocho municipios tuneros hay 83 consejos populares; de ellos 14 urbanos, 26 semiurbanos y 43 rurales. Para quienes residen en las demarcaciones urbanas, la vida es relativamente más cómoda, pues reciben con más facilidad los servicios básicos. Pero, en el campo, la situación es diferente.

En todos hay consultorios del médico y la enfermera de la familia, escuelas, bodegas y otras entidades; sin embargo, no es suficiente para que la población permanezca en esos lugares.

Varias veces, los medios de prensa de la provincia han dado cuenta de los principales planteamientos en los diferentes procesos de Rendición de Cuenta del delegado a sus electores y coinciden en el mal estado de los caminos, serios problemas con la transportación de las rutas rurales, la no llegada a tiempo de algunos productos de primera necesidad, la electrificación y las escasas opciones de recreación. En ese sentido, se ha perdido el rodeo y el coleo, los promotores culturales y deportivos no hacen más acciones y queda solo, una vez al año, la Jornada Cucalambeana de base y algún que otro encuentro en el círculo social.

LO QUE SE HA HECHO…

Yaidel construcción

Un importante paso de avance está en la electrificación de zonas rurales mediante diferentes alternativas; entre ellas, la instalación de paneles solares fotovoltaicos en asentamientos aislados que no cumplen los requisitos para ser conectados al Sistema Electroenergético Nacional, porque tienen menos de 15 viviendas concentradas.

Según declaró recientemente al periódico Granma Omilton Rodríguez Rivas, director de Inversiones de la Empresa Eléctrica, este año continúa la normalización de tendederas, con siete barrios previstos para la electrificación, pues en Las Tunas todavía existen unas 18 mil conexiones de ese tipo.

La Delegación del Instituto de Recursos Hidráulicos realiza otras acciones para dar atención diferenciada a las comunidades, según su titular, Mirtha García Rojas.

"En la provincia garantizamos el agua, mediante pequeños acueductos, al 24 por ciento de la población que reside en áreas rurales; o sea, se benefician 41 mil 466 personas. Y a eso sumamos que en esta etapa de sequía que, afortunadamente dejamos atrás, se trasladó el líquido mediante pipas a 480 poblados, de conjunto con la Empresa de Servicios Comunales".

Todavía hay insatisfacciones, especialmente, en los municipios de Manatí y Puerto Padre; pero se trabaja en su solución de manera paulatina.
También hay mejorías en la transportación; aunque además de las limitaciones objetivas por falta de combustible y piezas de repuesto, afecta la situación de los caminos.

APORTES DESDE DENTRO DE LAS COMUNIDADES

Yaidel carahata hacia Colombia

Las cooperativas de producción agropecuaria (CPA) y de créditos y servicios (CCS) son, junto a las unidades básicas de producción cooperativa (UBPC), el centro económico de las comunidades rurales de Las Tunas, por lo que de su desempeño depende en buena medida la satisfacción de los vecinos.

Desde esas entidades se trabaja para que los asentamientos sean más acogedores, no solo en su infraestructura sino en el valor que se da al aporte individual y colectivo de los residentes y a sus resultados económicos.

Aunque convaleciente hoy de una intervención quirúrgica, Aldo Rodríguez Prieto siente satisfacción por los aportes de la CCS Omar Pérez Pérez a la zona de San Gregorio, en el municipio cabecera. Él es el presidente de la forma productiva y sabe de entregas y responsabilidades a favor de su entorno.

"En la comunidad atendemos la escuela primaria y el consultorio; incluso, hace dos años lo reconstruimos. También, el círculo sociocultural y la tienda. Además, en la CCS les garantizamos el almuerzo a los maestros para que puedan estar su jornada completa y den clases de calidad a nuestros niños".

Otro ejemplo es la UBPC Triunfo de la Revolución, de Jobabito, en la que su administrador, Anastasio Ávila Nápoles, explica que la entidad ha ayudado a mejorar el consultorio del médico de la familia con mobiliario y acciones de albañilería y carpintería, a la vez que reparan poco a poco los caminos del lugar.

En Becerra, la CPA Calixto Sarduy Arcia ha sido parte del desarrollo local, según su presidente Reydenis González Céspedes, quien asegura que "hay alrededor de dos mil viviendas bastante sólidas, para bien de las familias campesinas.

"Siempre apoyamos al consultorio, la bodega, la gastronomía, la panadería, las dos escuelas… Ponemos nuestras manos donde hace falta. Hemos arreglado dos kilómetros de caminos e hicimos el círculo sociocultural, que costó más de 20 mil pesos".

Una visión del asunto la ofreció recientemente Juan Alberto Peña Pérez, asociado a la CCS Mártires de Omaja, de Majibacoa.

"Es difícil. Hay que mejorar las condiciones para garantizar el futuro cercano. Sin campo no tenemos ciudad. El alimento de la ciudad sale del campo y ahí solo vivimos el 14 por ciento de los cubanos. La permanencia en las zonas rurales se hace muy compleja, a pesar de lo creado desde el triunfo de la Revolución, con el médico de la familia, electrificando todo lo que se pueda...

"Tenemos que seguir trabajando con las condiciones básicas para la permanencia. Los que se quedan ahí somos, como digo yo, los de la tercera edad. Hay que incorporar jóvenes, que son nuestra continuidad. Ese es un trabajo que debemos hacer y a corto plazo. urge apurar esa tarea".

¿QUÉ MÁS HACER PARA QUE LA GENTE PERMANEZCA EN EL CAMPO?

Yaidel un camino

Realmente, los jóvenes no quieren quedarse en el campo; a veces por su voluntad y en la mayoría de las ocasiones porque las familias desean “un mejor futuro para sus hijos”.

Sin embargo, desde el punto de vista estatal, faltan acciones como las ya mencionadas en cuanto a la recreación de niños, adolescentes y jóvenes, y otras que quizás a mediano o largo plazos puedan resolverse, cuando mejore la situación económica del país.

También es importante que las formas productivas demanden técnicos o ingenieros en especialidades afines a la tierra como Medicina Veterinaria, Forestal, Mecanización, Agronomía e Ingeniería Agrícola, porque muchas veces no se abren los cursos por falta de solicitudes.

Todavía está por verse lo que pueda pasar en el futuro. Muchos apuestan por pequeños barrios que desaparecerán lentamente y otros, la minoría, creen que será posible el proceso inverso al que se vive hoy: el regreso a las zonas rurales.

Pero la realidad es un signo que anuncia el porvenir. Ahora, lamentablemente, la gente se va; y lo más preocupante, los jóvenes buscan hacer su nido en otros lares.
 

 Años    Población Las Tunas

           Total           Urbana          Rural

2012   532645        347083         185562

2015   537241        356099         181142

2016   537221        358051         179170

2017   536094        359043         177051

2018   535335        359647         175688

2019   534184        360044         174140

 

 

 

Escribir un comentario