polvo

Las Tunas.- Independientemente de que el prestigioso meteorólogo cubano José Rubiera anunciara la llegada del polvo del Sahara a Cuba, muchos tuneros aseguran no tener evidencia visual de este fenómeno, el cual por su notable manifestación capta la atención de otros residentes en este territorio y el resto del oriente del país; mientras especialistas del ramo aseguran que se trata de concentraciones no vistas en los últimos 50 o 60 años.

Si bien es un evento normal para la segunda quincena de junio, el mes de julio y la primera quincena de agosto, estas arenas vienen cargadas de material particulado altamente nocivo para la salud humana, con contenidos de minerales como hierro, calcio, fósforo, silíceo y mercurio; virus, bacterias, hongos, ácaros patógenos, estafilococos y contaminantes orgánicos persistentes.

De ahí que las autoridades sanitarias insisten en la necesidad de usar los nasobucos, proteger las fuentes de almacenamiento de agua y beber abundante líquido para evitar la deshidratación, por el intenso calor que se siente y el enrarecimiento ambiental. A las personas asmáticas y alérgicas se les llama, además, a quedarse en casa.

José Rubiera puntualiza también que, según los modelos globales, las mayores concentraciones sucederán hoy 23 y mañana 24 en la región oriental, mientras que en el centro y el occidente serán el 24 y el 25. Estas nubes son generadas por tormentas de arena y polvo del desierto del Sahara y el Sahel, las cuales pueden alcanzar alturas de tres a siete kilómetros.

Su llegada traerá consigo una disminución de la lluvia y pocas probabilidades de formación de ondas tropicales en el área.

Escribir un comentario