Imprimir
Visto: 1899

acinox tunas aceria laminador 0096

Las Tunas.- El proyecto de investigación aplicada entre la Empresa de Aceros Inoxidables (Acinox Las Tunas) de esta provincia del oriente cubano y varias universidades del país ya entró en su recta final, corroborando así el éxito de la iniciativa que ha acercado a los sectores productivo y académico de la nación en función de solucionar problemas concretos.

El doctor en Ciencias Guillermo González Yero, coordinador de este proyecto titulado Automatización Avanzada para la Elaboración y Afino del Acero (AA-Elacero), detalló que este año deberán presentarse las diferentes investigaciones de posgrado que lo integran, agrupadas en tres programas: Eficiencia Energética, Ingeniería Industrial y Automática.

“En el caso de la maestría en Eficiencia Energética está previsto que en junio concluyan las defensas de sus investigaciones, la de Ingeniería Industrial lo hará un mes antes; y la de Automática será a partir de septiembre, en dependencia de la situación epidemiológica que tengamos en ese momento, pues en esta toman parte profesores de las universidades de Oriente y Las Villas”, precisó.

Todos los investigadores, aseguró González Yero, están en plena faena final de sus estudios y una buena parte ya con los resultados planificados. El proyecto además, ha tenido elevado el porcentaje de permanencia respecto a quienes comenzaron tres años atrás, destacó el también especialista principal de Desarrollo e Innovación de Acinox Las Tunas. “La intención es fortalecer nuestro acompañamiento en las próximas semanas para que los más atrasados recuperen el tiempo perdido”, afirmó.

Algunos de los principales objetos de estudio del proyecto dentro de la acería tunera han sido la subestación eléctrica de 220 kilovoltios, el horno de arco eléctrico, la planta humos y el horno de cuchara.

Iniciado a mediados del 2018, el AA-Elacero involucra a ingenieros y otros profesionales no solo de Acinox Las Tunas, sino también de otras empresas del territorio como Copextel, la de Automatización Integral (Cedai), RadioCuba y de los Grupos Electrógenos y Servicios Eléctricos (Geysel). Todos con el propósito común de proponer soluciones que incrementen la eficacia energética de la fabricación de acero. Para lograrlo han contado con la asesoría de cinco profesores del Centro de Estudios de Energía y Procesos Tecnológicos (Ceeprot) de la Universidad de Las Tunas (ULT) y 15 del Departamento de Automática de la Universidad de Oriente (UO), así como de otros expertos de la Universidad Central de Las Villas.

El proceso inversionista que se ejecuta en estos momentos en la Empresa Antillana de Acero de La Habana dejó a Acinox Las Tunas a cargo de toda la producción de acero al carbono en Cuba. Este es un proceso fabril que requiere de un alto consumo de energía y de otros elementos asociados como electrodos y refractarios. Solo la fábrica del Balcón de Oriente acapara un tercio de toda la electricidad consumida por el Grupo Empresarial de la Sideromecánica (Gesime) en un año, cuantía que supera en más de 20 gigawatts-hora el gasto eléctrico del resto del territorio en ese mismo lapso. La energía significa casi el 40 por ciento de todo el gasto económico de la entidad para producir el acero al carbono.

Si tuvieran éxito las soluciones que propondrá el Proyecto AA-Elacero, Acinox reduciría su gasto energético en al menos un 15 por ciento, lo cual hace tres años se estimó significaría el ahorro anual de 1,8 millones de dólares. Ahora en un escenario de unificación monetario cambiaria quizás esa cifra sería mayor.

“Creo en el valor de la ciencia para tributarle a nuestro pueblo mejores resultados”, opinó el doctor en Ciencias González Yero a propósito de las recientes exhortaciones hechas por presidente cubano Miguel Díaz-Canel para reducir la distancia entre la investigación científica y el sector productivo del país.

Desde su punto de vista ya se nota un cambio positivo entre los empresarios, en quienes, consideró, “vemos una mayor propensión a utilizar de un modo más importante los aportes de la ciencia".

“Acinox Las Tunas es un claro ejemplo de eso”, sostuvo. “Lograr gestionar un proyecto de automática en las condiciones de limitaciones de recursos lleva mucho esfuerzo, pero a la misma vez ese contexto nos estimula”, expresó.