Imprimir
Visto: 1046

2007

Las Tunas.- A Míriam la encuentro, casi al mediodía, en las puertas del restaurante 2007, uno de los destinos culinarios más visitados de la ciudad. Se queja del calor intenso y asegura que es un reto salir de casa con tamaña radiación, pero las ganas de disfrutar “su comida preferida” y compartirla, además, con su hija adolescente son más fuertes que una presunta insolación.

“Apenas supe que el restaurante ofrecía otra vez platos a la carta empecé a planificar una visita -me cuenta la profesora-. Me encanta el bisté uruguayo y el pescado frito que sirven aquí. También hay que reconocer que la unidad se distingue por la cortesía y el buen trato. Desde el joven que da la bienvenida hasta la administración, todos son muy profesionales”.

Ana Luisa comparte la misma travesía que Míriam, espera la hora establecida para degustar de las ofertas del día. Llega con buena recomendación, pues unos vecinos suyos estuvieron recientemente en el lugar y le contaron que disfrutaron de gran variedad de platos fuertes y ensaladas. Esa anécdota la puso a la espera de un turno, con su esposo y su hijo pequeño.

“Vivimos cerca de aquí y teníamos muchas ganas de hacer una salida familiar -comenta Ana Luisa-, así que vinimos al '2007' porque siempre es una opción segura. Afortunadamente, la ciudad ha vuelto a la normalidad y una puede retomar sus planes, sus proyectos y romper la rutina de vez en cuando”.

DE PUERTAS ABIERTAS

Mientras las personas esperan la hora de entrada al restaurante, el aroma delata el ajetreo en la cocina y en el segundo nivel de la instalación, Mariela Téllez Batista, administradora de la unidad, vela porque cada detalle esté a la altura de un servicio de excelencia. Asegura que desde el mismo día de la reapertura la afluencia de público ha sido constante.

“En correspondencia con las medidas establecidas para garantizar la separación entre las personas, contamos actualmente solo con 30 capacidades -puntualiza Mariela-. Por esta razón estamos alargando los servicios hasta que haya personal afuera y los suministros lo permitan.

“Hemos reiniciado con muy buenas ofertas. Hoy mismo contamos con 28 platos fuerte a base de mariscos, carne de res y de cerdo, vísceras y pollo. Con respecto a este último, quiero explicar que tenemos varios platos en oferta, algunos con precios superiores a otros, pues esta carne tiene precios de costo diferenciados y su elaboración y guarnición también son diferentes.

“Estamos haciendo gestiones para garantizar la variedad de ensaladas, viandas y frutas de las que hemos acostumbrado a nuestros consumidores. Actualmente la escasez de estos productos nos impone nuevas gestiones, pero hasta el momento estamos ofertando de dos a tres ensaladas, y más.

“Mantenemos el servicio de comida para llevar y con mucha demanda. En la etapa de cuarentena tuvimos una disminución de los precios, ahora hemos vuelto a las tarifas habituales".

PROTOCOLOS SANITARIOS TAMBIÉN A LA CARTA

Dentro de la instalación, el colectivo laboral no solo se desdobla en su rutina de cortesía y buen servicio, ahora, a la par, extreman las medidas higiénico sanitarias para mantener la distancia y evitar contraer la Covid-19.

Todos uniformados y con las mascarillas faciales, se encargan de asegurar la distancia de metro y medio entre las personas, ya sea en el restaurante o en el área del bar. La administradora asegura que son muy exigentes con el hecho de que el trabajador que tenga alguna infección respiratoria no permanezca en la unidad.

Puertas adentro del restaurante se respira normalidad, aunque el diseño de las mesas exhiba lo contrario. El personal que allí labora vela por la seguridad de todos, sin descuidar su principal propósito: ofertar un servicio oportuno y con la calidad y calidez que merecen los tuneros.