Imprimir
Visto: 984

Foto 2 Mariel carpintería

Las Tunas. - Con gran aceptación, desde el pasado mes de mayo, producciones de esta provincia encuentran su mercado en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM). Dirigidos a la fábrica de pañales desechables y almohadillas sanitarias, perteneciente a la empresa vietnamita Thai Binh Investment Trading Corporation, cientos de palés tuneros son enviados hasta dicha industria, la cual tiene una planta con capacidad de producción anual de 120 millones de culeros desechables y de unos 240 millones de protectores diarios íntimos.

Elaborados en la carpintería Libertad, de la Empresa Agroforestal Las Tunas, los palés que hoy se comercializan se hacen de manera ininterrumpida y con la calidad que demanda este producto. Al decir de Héctor Rodríguez, jefe de Brigada, “el primer kit entregado fue de 200 unidades, el cual se cumplió satisfactoriamente y con gran aceptación, pues solicitaron un segundo lote de igual cantidad para este mes, que ya casi concluimos”.

Foto 3 CarpinteríaEn ese sentido, Jorge Luis Padilla Carralero, director de Desarrollo y Negocios en la Empresa Provincial de este sector, añadió que “las relaciones que surgen con esta zona franca son de vital importancia, ya que dicho comercio permite que la entidad agroforestal se beneficie financieramente con el 50 por ciento del capital que ello genere”.

Tales expectativas se afianzan hoy, pues “buscamos cada día nuevos mercados para nuestras producciones y aprovechamos todas las oportunidades que se presentan”, enfatizó el directivo.

Luego de los contratos, la responsabilidad de que estos fondos exportables se mantengan en la preferencia recae en quienes laboran desde la base y garantizan la calidad del surtido. Este compromiso muy bien lo conoce el carpintero Ángel Núñez Tamayo, quien aseguró que “el colectivo está en función de trabajar el horario que haga falta para fabricar en tiempo todos los pedidos y las tareas asignadas, hasta obtener los resultados esperados”.

El nuevo convenio con la ZEDM garantizará no solo altos dividendos a la economía nacional, sino también para la propia empresa oriental. Las producciones autóctonas que se trasladan para allá, pueden encontrar igualmente proyectos claves que inciten a la inversión extranjera, considerada elemento fundamental para el desarrollo económico, tan necesario en el contexto actual.