Imprimir
Visto: 1063

Foto 1 Universidad agricultura Pial

Las Tunas.- Hace ya más de 10 años en esta provincia se gesta un movimiento que promueve las investigaciones científicas aplicadas a la producción de alimentos. El Proyecto de Innovación Agropecuaria y Local (PIAL) demuestra que también desde la Universidad mucho se puede hacer en alianza con la ciencia para obtener un máximo de beneficios de la tierra y hacer que produzca con mayores rendimientos.

El quehacer de esta iniciativa va a tono con la demanda de los tiempos actuales y en respuesta al llamado de la máxima dirección del país de incrementar los alimentos, sus miembros redoblan los esfuerzos y tratan de hacer llegar sus investigaciones hasta los productores.

 ACN RAQUEL2 Las TunasEn diálogo con la doctora en Ciencias Agropecuarias Raquel Ruz Reyes, investigadora, docente en la casa de altos estudios de Las Tunas y coordinadora del proyecto en este territorio, explica que “la Universidad también desempeña un importante papel en la producción de alimentos y la sostenibilidad alimentaria”.

Las investigaciones tienen su soporte en este espacio y a tenor de ello, “todos estos estudios que se hacen a nivel de surco encuentran en la finca de los campesinos sus polígonos de investigación, para que allí se analicen, experimenten y luego se diseminen sus resultados”.

Desde su creación, manifiesta la doctora, “hemos tratado de propiciar vínculos y redes entre los campesinos, a fin de que ellos mismos hablen de su experiencia, pues muchos tienen que ver y probar para creer en diversas variedades de semillas. Los productores transmiten sus resultados, se intercambian los cultivos y esa ha sido una nueva manera que hemos encontrado de extensionismo agrícola”.

La coordinadora del PIAL informa, además, que “en la actual etapa, que es la cuarta, se ha avanzado y estamos trabajando en implementar un sistema de innovación agropecuaria y local que sea participativo, para que los campesinos también decidan en la producción de alimentos”, señaló.

Como actividades fundamentales han creado en los ocho municipios una plataforma de gestión que articula con la Agricultura, el Gobierno y todos los actores que participan en la producción de alimentos. “Eso es importante, porque un territorio no se parece al otro; por ejemplo, en el municipio de Jesús Menéndez hay experiencias magníficas de todas las cosas que se pueden hacer”.

Los impactos en la producción de alimentos también se perciben a través de la formación de grupos de Innovación Agropecuaria en cada localidad con varias finalidades, “entre ellas, están la producción de granos, el desarrollo caprino, el crecimiento de las minindustrias…”, enumera la profesora.

                                                                                                                  RESILIENCIA

Foto 3 Universidad PialComo resultados perceptibles “acabamos de evaluar ocho variedades de frijol, con características interesantes en sus estudios y comportamientos. Tratamos de aumentar otras más resistentes a la sequía y a los problemas del suelo, con el objetivo de crear una resiliencia ante estos fenómenos, sin dejar de producir alimentos”, añadió.

Las Tunas debe ser referencia en las producciones de sorgo, pues es reconocida como segunda productora de este rubro, gracias a algunas variedades de semillas traídas desde la Universidad de Villa Clara, dijo Raquel, “aunque insistentemente también trabajamos en nuevas variedades de clones de yuca, boniato y maíz”.

Asimismo, el extensionismo agrícola va hacia la preparación de los cultivos, “no tenemos productos químicos para la sanidad vegetal, pero sí biológicos, lo mismo para la nutrición, que para la salud de las plantas, por lo que se hace importante que los campesinos los conozcan, cómo se aplican, dónde los pueden adquirir y cuáles son sus dosis”.

UN LLAMADO A LA SOCIEDAD

La profesora Raquel no quería terminar sin antes recalcar una necesidad vital. “Hay un mensaje que quiero dar y no es solo para los campesinos, todos debemos contribuir a la producción de alimentos.

“Ese tema, no solo es problema de la Agricultura, cada persona tiene que sembrar algo, un árbol de fruta, un condimento, una planta medicinal, porque siempre pensamos que la producción de alimentos no me toca a mí; sin embargo, hay que contribuir a la seguridad alimentaria y está claro y comprobado que podemos hacerlo desde nuestras condiciones”, recalcó.