bioelectrica Jobabo

Las Tunas.- La Empresa Agroforestal de esta provincia del oriente cubano se prepara para tomar parte en la construcción de una bioeléctrica que aportaría unos 133 mil 920 megawatts (MW) de electricidad al año a partir de la biomasa del marabú. Ahora el proyecto transita por los encuentros entre los especialistas encargados de fabricar y montar la tecnología, los funcionarios de la Sociedad Mercantil Agroforestal S.A. y las autoridades del sector en la provincia.

Recientemente se supo de la aprobación por el Consejo de Ministros de la empresa mixta que construirá en el municipio tunero de Jobabo una planta que suscita las perspectivas del desarrollo energético en esta parte del país. La idea nació en el 2016, cuando el Grupo Empresarial Agroforestal se interesó por iniciar negocios con inversiones extranjeras para la producción de energía eléctrica utilizando la biomasa del marabú.

LOS PLANES

La nueva planta será operada por la empresa mixta Biomas Electric S.A., abarcará 11, 42 hectáreas y se ubicará a más de un kilómetro del poblado El Lavado, en el mencionado municipio tunero. Utilizará como materia prima la biomasa de la espinosa planta para que, en sus 20 años previstos de explotación, produzca unos dos millones 678 mil 400 MW de energía eléctrica, de acuerdo con las estimaciones de las partes involucradas.

La inversión costará aproximadamente con 76,7 millones de pesos convertibles (CUC), considerando los costos del proyecto de la empresa mixta y del financiamiento para adquirir los medios y equipos necesarios por la Agroforestal.

Según el informe dispuesto por la parte extranjera en el asunto, la tecnología será diseñada y construida por la misma firma que tuvo a su cargo la primera bioeléctrica de Cuba que ya funciona en la provincia de Ciego de Ávila. Dicha compañía elaborará, además, el proyecto de ingeniería básica de acuerdo con las normas cubanas, así como el montaje de la obra hasta su puesta en marcha.

LAS OPORTUNIDADES

Los responsables de la obra señalan que la Empresa Agroforestal se beneficiará con aproximadamente unos 104 millones de CUC por la venta de biomasa a Biomas Electric S.A., durante todo el período de vigencia del proyecto, dinamizando su programa de desarrollo hasta el año 2030, con la eventual inyección de capital resultante de este negocio.

A ello se le suma que, a partir de su puesta en marcha, proporcionará entre sus obras inducidas unos 2,2 millones de CUC para la construcción de una línea de 29 kilómetros de largo entre la ciudad de Las Tunas hasta El Lavado, necesaria para realizar la entrega de la energía.  

Cuando esté en pleno funcionamiento permitirá el reordenamiento de todas las redes eléctricas del municipio de Jobabo, proporcionará más de 500 puestos de trabajos, de ellos 74 en la industria y el resto en tareas de apoyo y silvicultura, con lo cual impactaría positivamente en más de dos mil 250 familias.

En indicadores ambientales supondría la mejoría de la cobertura boscosa del municipio, pues está previsto el fomento de cerca de 12 mil hectáreas de bosques energéticos; y también el aprovechamiento del agua de la presa con el mismo nombre, actualmente inservible para la agricultura por su alto contenido de metales pesados, la planta requerirá de 800 metros cúbicos anuales del líquido.

La comunidad en cuestión igualmente se beneficiaría con la obligada mejora a la red vial de casi todo el municipio, al ser necesario mantenerla en buen estado para realizar la trasportación de la biomasa cosechada hacia la planta. Adicionalmente cada año liberaría de marabú más de dos mil 500 hectáreas de tierra que podrían utilizarse para la producción de alimentos.

SIN EMBARGO…

Jorge Luis Padilla empresaAgroforestalLas propias investigaciones realizadas aquí y las experiencias derivadas de la bioeléctrica avileña  indican que mucho tendrá que transformarse la silvicultura en Las Tunas para honrar los requerimientos de materia prima de una bioeléctrica que, a diferencia de su homóloga del centro del país, no estaría asociada a un central azucarero.

Al respecto, Jorge Luis Padilla Carralero, director de Desarrollo y Negocios de la Empresa Agroforestal aquí, enfatizó que la entidad forestal deberá garantizar la cosecha y transportación de 22 toneladas y media de biomasa por hora; es decir, unas 162 mil toneladas por año, lo cual implicará la urgencia de cosechar por lo menos cuatro mil hectáreas de la planta invasora por año.

En respuesta a ese plan, los directivos planifican a partir del primer año sembrar un mínimo de mil 500 hectáreas de bosques energéticos, con especies de rápido crecimiento, buscando mantener la sostenibilidad de la bioeléctrica a partir del noveno año de explotación.

                                                                                                                       

Queda mucho camino por recorrer todavía; mas, la ejecución de una bioeléctrica indudablemente colocaría definitivamente a Las Tunas en un sitio de privilegio dentro de la apuesta cubana por las fuentes renovables de energía, toda vez que en esta provincia se construye el mayor parque eólico de la nación. Cuba no ha renunciado a su sueño de que en el 2030 el 24 por ciento de la generación eléctrica sea de fuentes renovables, dentro de las cuales la biomasa tendrá un rol mayoritario.

Escribir un comentario