laboca

Las Tunas.- El intenso sol y el prolongado aislamiento social por la enfermedad Covid-19 hicieron que muchas personas cerraran sus ojos e imaginaran el viento, la arena y el mar… Esos días de playa, qué divinos y cuántos placeres dan.

Afortunadamente, ya en Las Tunas iniciaron los preparativos para la etapa veraniega y, tras un recorrido por el litoral norte, se aprecian numerosas acciones que redundarán en mayor disfrute de los bañistas y cuidados de salud.

Lo que más llama la atención, tanto en La Boca como en La Herradura, en Puerto Padre y “Jesús Menéndez”, respectivamente, es la limpieza de las dunas y otras áreas aledañas. Y no es para menos, porque se ha puesto mucho empeño en ello, según Grisel Alonso Guerrero, directora de la Empresa Provincial de Servicios Comunales.

“En el caso de La Herradura, estamos reparando las sombrillas puestas el pasado año, cerca de 70, y se instalan otras 15. Igual hacemos en La Boca. Además, trabajamos en el mantenimiento de los viales. Esta semana empieza el bacheo y la conformación.

“Laboramos en la limpieza, estética y jardinería de las playas y en la colocación de cestos para que los visitantes puedan evacuar los desechos sólidos. Tenemos suficiente fuerza de trabajo y por nuestra parte no habrá problemas”.

Con ánimos semejantes está Mario Miguel Durañona Aguilar, director de la Empresa de Alojamiento, quien informó que cuentan con unas 100 habitaciones en el litoral norte de ambos municipios, y que a los huéspedes se les garantizarán la alimentación y los demás servicios básicos.

“A pesar de la epidemia nos hemos estado preparando y acometemos labores de pintura y reparación de algunas habitaciones que habían sufrido deterioro.

“Tenemos 26 instalaciones y todas estarán abiertas durante el verano con las restricciones que cada fase irá dictando. Incluso, en las piscinas se velará por el cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias para que no haya dificultades”.

El transporte es igual de importante y lo sabe el director adjunto de la Empresa Provincial, Alcibiades Lluch Cisneros, consciente de que un buen período estival también depende de la disponibilidad de los diferentes medios.

“La planificación se hizo muy parecida a la del año pasado y tenemos los ómnibus listos, para cuando pueda iniciar la transportación de los vacacionistas. Aclaramos que se deben cumplir las disposiciones indicadas, como el uso de nasobucos y la cantidad de pasajeros.

“Los dos lanchones que existen en el territorio reciben reparaciones en Nuevitas, Camagüey, y uno está listo. Para garantizar el traslado de los bañistas de El Socucho a La Boca, y viceversa, se prevé contratar otro en Gibara, Holguín”.

Los servicios de Salud están organizados en los balnearios tuneros, con grupos multidisciplinarios que evitarán no solo la Covid-19, sino el dengue y otras enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes aegypti; junto al servicio de ambulancias y la presencia estable de salvavidas.

La doctora Yaumara Infante Ricardo explicó que para que este verano sea exitoso crece el número de trabajadores que harán las pesquisas y la vigilancia en las villas y en la zona residencial, más el mejoramiento y la vitalidad del puesto médico.

“Los pacientes con fiebre o síntomas respiratorios no pueden estar en la playa y serán trasladados oportunamente hacia los lugares habilitados para esos padecimientos. Asimismo, el equipo de Higiene y Epidemiología extremará el control de las áreas, los organismos y los trabajadores por cuenta propia”.

De manera general están coordinados cada uno de los procesos, aunque algunos se irán readaptando con el paso de las jornadas; sin embargo, para ser un período victorioso resulta imprescindible, por encima de todo, la responsabilidad de las personas, para que ninguna familia lamente las secuelas de imprudencias propias o ajenas.

Escribir un comentario