acinox tunas aceria laminador 0096

Las Tunas.- Junto a la preservación de la salud de sus trabajadores, la mejor noticia para la Empresa de Aceros Inoxidables (Acinox) de esta provincia del oriente cubano es haberse mantenido en producción durante la pandemia, mientras mira con optimismo honrar sus compromisos anuales, en particular, los vinculados con las exportaciones.

“El reto principal fue mantener la acería produciendo en estas condiciones bastante complejas. Y lo hicimos con valores de eficiencia aceptables, teniendo en cuenta que por la situación energética del país no pudimos mantener el ritmo de trabajo habitual de 24 horas, pues debíamos detenernos en el horario pico, sobre todo, el de la tarde-noche”, dijo el ingeniero Wílber Gómez Ávila, director de la unidad empresarial de base (UEB) Acería.

Al mismo tiempo, insistió, se tomaron medidas de seguridad sanitaria, como el control de los trabajadores con síntomas respiratorios, el uso del nasobuco y evitar las aglomeraciones en las áreas comunes de la empresa. Una vez más, comentó, fue crucial el ingenio del colectivo para encontrar opciones que protegieron el funcionamiento de los sistemas de la planta. “Muchos de los protocolos sanitarios permanecerán. El lavado de las manos y la higiene al acceder a los locales llegaron para quedarse”, acotó Gómez Ávila.

El mes pasado, en Acinox Las Tunas lograron más de cinco mil toneladas de palanquillas de acero y más de tres mil barras corrugadas en su Laminador 200-T. El que los hornos de la fábrica estuvieran encendidos en junio es una buena nueva en medio de las carencias de divisa convertible que sufre la economía nacional.

“Estamos obteniendo la capacidad máxima del Laminador 200-T, que está produciendo de tres mil a tres mil 800 toneladas mensuales de barras corrugadas. Allí ya tienen las palanquillas para el mes de junio, por lo que en julio podemos concentrarnos en las palanquillas para la exportación”, afirmó el máster Jorge Luis León Hernández, director de la UEB Logística de Aprovisionamiento y Ventas. “Hemos hecho un balance y al menos para el próximo trimestre disponemos de la materia prima necesaria”, comentó.

De mantener ese ritmo, Acinox Las Tunas honraría sus cotas fijadas en lo que resta de año con destino a los clientes externos, poco más de 16 mil toneladas de palanquillas. Algo similar harían con el plan de barras corrugadas, expresó León Hernández.

Paralelamente, adelantó, la entidad inició el proceso de capacitación y preparación con el propósito de convertirse en una empresa exportadora, algo que mejoraría sus nexos con sus actuales clientes y oxigenaría sus finanzas internas, pues tendría acceso a fondos en divisa libremente convertible.

Escribir un comentario