Imprimir
Visto: 819

ANCIANOS 10 4

Las Tunas.- Una veintena de ciudadanos con conducta deambulante fueron acogidos en el Hospital Psiquiátrico Provincial Docente Clodomira Acosta Ferrales, de Las Tunas, durante la etapa de enfrentamiento al nuevo coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19.

Así lo confirmó a la Agencia Cubana de Noticias Idermis Rodríguez Martín, vicedirectora de Asistencia Médica de la institución, quien explicó que identificado como uno de los grupos vulnerables a contraer la enfermedad, teniendo en cuenta que se trasladan con frecuencia y están en contacto con varias personas, el centro acogió a todos aquellos ciudadanos deambulantes que presentaran trastorno siquiátrico.

Transformar las rutinas de trabajo y asistencia de salud en la institución se convirtió desde el mes de marzo en palabra de orden, por eso, acatar las indicaciones y conformar una estrategia de enfrentamiento a la pandemia posibilitó que tanto estas personas deambulantes, que eran de las más proclives a enfermarse, como los ingresados en el centro, permanecieran sanos.

Se concibió una pequeña sala de aislamiento con tres camas para realizar el primer examen y así diagnosticar si el paciente presentaba alguna infección respiratoria, significó la doctora. Además, la pesquisa activa diaria a pacientes y trabajadores, la regulación y suspensión de visitas de familiares y algunas consultas que no resultaran imprescindibles en esta etapa de contingencia epidemiológica, permitieron hacer más efectivo el control.

Una comisión -agregó- se encargaba de valorar a cada una de las personas que llegaban al hospital, y en caso de ser necesario se trasladaba al Hospital General Docente Doctor Ernesto Guevara de la Serna para realizar entonces el PCR en tiempo real, aunque en el propio centro existen test rápidos para efectuar el examen preliminar.

La sala de aislamiento continúa habilitada y el cumplimiento de las medidas higiénicas y de seguridad también; a la entrada del "Clodomira Acosta" la higienización de pies, manos, y la medición de la temperatura corporal es obligatoria, acciones que se suman al estricto control epidemiológico que se les mantiene a las personas ingresadas.