Imprimir
Visto: 4852

producción de alimentos

Las Tunas.- Hoy cuando las máximas autoridades del país llaman a perfeccionar con urgencia el funcionamiento de las cooperativas agropecuarias, la mira de cada campesino debe estar puesta en el uso eficiente de las tierras ociosas y la diversificación de los cultivos para garantizar una mayor alimentación para el pueblo e incentivar la exportación.

El efectivo funcionamiento de las bases productivas mucho incide en el desarrollo agropecuario, y cuando se demanda tal misión es porque se tiene la certeza absoluta de que, por sus características, esas estructuras están en condiciones de incrementar rápidamente y con eficiencia la producción.
En la actualidad, el Estado adopta medidas con el propósito de alisar los caminos para el progreso de los campesinos en los territorios; muestra de ello es el acceso del sector agropecuario a créditos bancarios para inversiones y la viabilidad en la adquisición de combustible. Asimismo, se evalúan las posibilidades de incrementar los precios a las producciones que más tributan a la alimentación del pueblo.
Sin embargo, estos empeños por sí solos no contribuyen a un mejoramiento del panorama productivo en Las Tunas, se debe antes recuperar el sentido de pertenencia con su tierra a fin de aprovechar al máximo las potencialidades de las parcelas y que cada hectárea produzca mejores rendimientos.
Igualmente resulta vital, frente a la situación del país con la importación de los insumos y recursos, apelar a la creatividad y a la aplicación de alternativas que permitan enfrentar las vicisitudes y el crecimiento productivo en beneficio de los cooperativistas, con mayores anticipos y utilidades.
Aún bajo el impacto y las dificultades generadas por la Covid-19, el sector anapista ha sabido demostrar que sí se pueden lograr los resultados desde lo autóctono. Solo basta generalizar en cada territorio las mejores experiencias de las cooperativas que están a la vanguardia y así avanzar en la implementación de los diferentes programas destinados a la producción de más alimentos, aún distantes de satisfacer las demandas de la población.