Imprimir
Visto: 920

Cuba NOmasBloqueo

Las Tunas.- Representantes de las organizaciones de la emigración cubana a favor de una relación normal y respetuosa con su país de origen se mantienen firmes ante las amenazas de los ultraderechistas que este domingo vandalizaron la sede en Miami de la Alianza Martiana.

“En los 19 años que hemos ocupado ese local nunca había sucedido algo semejante. Como corresponde en estos casos la policía fue informada, se personó en el lugar y se están realizando las investigaciones pertinentes. Existen grabaciones de cámaras de seguridad,” dijo Andrés Gómez integrante de la coalición Alianza Martiana y coordinador nacional de la brigada Antonio Maceo.

Sin embargo, no es la primera vez que cubanos residentes en EE.UU. distanciados de las posturas más agresivas contra Cuba son el blanco de agresiones. De hecho, tanto Miami como otras ciudades estadounidenses han sido escenarios a lo largo de su historia de todo tipo de vejámenes contra los partidarios del diálogo con Cuba. La espiral de violencia fue tristemente célebre a finales de los años 70 del pasado siglo cuando se cobró la vida de Carlos Muñiz Varela y Eulalio Negrín. En años siguientes también han saboteado la presentación de artistas cubanos como Rosa Fornés y la orquesta los Van Van.

“Tal pareciera que contrarrevolucionarios de nuevo tipo oportunistas sedientos de una parte de los millones de dólares destinados por la Administración de Trump contra los derechos del pueblo cubano pudieran ser los responsables,” afirmó el activista; en una clara alusión a la profanación de varios bustos de José Martí en La Habana. Hace poco las autoridades cubanas revelaron que los autores de esos hechos habían recibido dinero por parte de figuras políticas ligadas a la ultraderecha cubanoamericana.

“Individuos que dicen estar asociados a esos que se hacen llamar “clandestinos”, denunció Gómez, por varios días han hecho público en Twitter y otros formatos en la Internet amenazas en contra de la Alianza Martiana. Esos quienes son rastrojos morales que utilizan delincuentes a sueldo en Cuba para profanar los bustos del Maestro desde la seguridad de sus guaridas en Estados Unidos”.

Y concluyó: “Nada nos amedrentará. Firmes y comprometidos como siempre mantendremos nuestra lucha defendiendo la independencia y libertades de nuestro pueblo y nuestros derechos de relacionarnos con nuestras familias y el resto de la sociedad cubana exigiendo nuestro derecho de viajar sin restricciones de ningún tipo a Cuba para nosotros y para todos los ciudadanos y residentes legales de Estados Unidos.”