democratas republicanos

Washington.-  Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, busca un segundo mandato, el interés en votar crece más rápido en las grandes ciudades dominadas por los demócratas que en las áreas rurales conservadoras, según análisis publicados hoy.

Si la tendencia dura hasta el día de las elecciones el 3 de noviembre, sería un cambio con respecto a los comicios de 2016 cuando la participación en las zonas del interior superó la votación en las urbanas, lo cual ayudó a Trump a ganar la carrera por la Casa Blanca.

Los resultados del sondeo al respecto, basados en las respuestas de más de 88 mil personas, sugieren que la "Ola Azul" -movimientos de activismo anti-Trump surgidos a su entrada en la presidencia en 2017- todavía se extiende por los centros de población más grandes de la nación.

Incluso cuando el mandatario cuenta con un apoyo sólido entre los republicanos, el interés de los votantes en ir a las urnas parece estar creciendo más rápido entre quienes desaprueban la actual gestión que entre quienes la aprueban.

La ventaja en el compromiso político urbano se extiende profundamente en los estados de campo de batalla más competitivos que Trump ganó por márgenes muy delgados hace cuatro años, según muestran los datos recogidos por la empresa Ipsos.

En las grandes áreas urbanas del medio oeste superior, una región que incluye los estados oscilantes de Michigan y Wisconsin, por ejemplo, el número de personas que dijeron estar "seguras" de votar en las próximas elecciones presidenciales aumentó en 10 puntos porcentuales a 67 por ciento en comparación a otras respuestas dadas en 2015.

En las comunidades más pequeñas del Medio Oeste superior, el número de personas dedicadas de manera similar a votar aumentó solo alrededor de 1 punto hasta colocarse en el 60 por ciento en ese mismo período de cuatro años.

De acuerdo con expertos, el aumento en el compromiso político urbano ayudó a los demócratas a obtener victorias políticas el año pasado, incluidas las carreras de gobernadores en Kentucky y Louisiana, de tendencia conservadora.

También puede haber contribuido a niveles elevados de votación en algunas de las comunidades más pobladas y ciudades universitarias en Iowa y New Hampshire, que celebraron sus concursos de nominación presidencial a principios de este mes.

"Los demócratas están muy enojados", dijo Nicholas Valentino, un politólogo de la Universidad de Michigan, quien revisó algunos de los hallazgos de la encuesta. "Muchos ven a esta administración como una amenaza existencial al orden constitucional. Están listos para participar, para tratar de cambiar el curso de este país".

Sin duda, pueden pasar muchas cosas este año para cambiar el interés del público en votar.

"Los republicanos también están entusiasmados" después que la Cámara de Representantes, liderada por los demócratas, intentara destituir a Trump, indicó Bryon Allen, director de investigación de WPA Intelligence, una firma de consultoría política conservadora que trabaja con docenas de candidatos republicanos al Congreso.

En las primarias republicanas de New Hampshire de la semana pasada, 151 mil 11 personas se presentaron para apoyar a Trump a pesar que no tenía una competencia significativa.

Dicha participación superó fácilmente la cantidad que asistió a primarias anteriores cuando los ex presidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton buscaron re-elección.

"Los demócratas no pueden asumir que si aumentan la participación en los suburbios ganarán", subrayó Joe Lenski, cofundador de la firma de encuestas Edison Research.

"Trump puede aumentar la participación en pequeños pueblos y áreas rurales para contrarrestar eso".

Si bien la votación ha sido mayor este año en los concursos de nominación presidencial demócrata en Iowa y New Hampshire, los expertos dicen que al menos parte de eso se debe al crecimiento de la población.

Michael McDonald, politólogo de la Universidad de Florida, consideró que muchos demócratas también podrían estar sentados en las primarias "porque no ven mucha distinción entre estos candidatos".

Cuando Trump llegue a la boleta electoral en noviembre, McDonald dijo: "Habrá un interés mucho más agudo en votar".

Para el día de las elecciones, McDonald espera que hasta dos tercios de la población en edad de votar lo haga, un nivel récord de participación en una elección presidencial de los Estados Unidos.

Escribir un comentario