coronavirus119

Washington.- La epidemia del coronavirus Covd-19 amenaza hoy con expandirse por todo Estados Unidos, en medio de críticas a la incompetencia de la Casa Blanca para enfrentarlo y sus probables efectos nefastos para la economía.

La víspera, el gobernador de Tennessee, Bill Lee, confirmó el primer caso en ese estado, uno más que se suma a la ya larga lista de afectados, incluso, ya son varios con declaraciones de emergencia médica para enfrentar la peligrosa epidemia.

Mientras tanto, expertos médicos citados por la cadena CNN señalan que el país necesita millones de dispositivos para practicar las pruebas cuando el mal causó ya cerca de 14 muertos y 228 casos reportados a lo largo de su geografía.

A causa de la epidemia, tanto Estados Unidos como otros países enfrentan la alternativa de mandar 290 millones de alumnos a sus casas por el cierre de las escuelas ante el acecho del mal.

Según analistas y medios de prensa, la respuesta del Gobierno al coronavirus es tan deficiente en parte porque todavía no tienen suficientes pruebas disponibles, por lo que no hay manera de saber cuántas personas ya fueron infectadas.

El Presidente se empeñó en minimizar la gravedad del brote, y sus funcionarios se están alineando detrás de su imprudente liderazgo, subraya el periodista Daniel Larison, editor del sitio theamericanconservative.com.

Precisa la fuente que los altos funcionarios que el  Presidente puso a cargo de la respuesta al coronavirus están mintiendo al público sobre la gravedad del problema para encubrir sus propias fallas y satisfacer los estados de ánimo del mandatario Donald Trump.

La deuda contraída por las mentiras y evasivas de la Administración Trump sobre esta crisis de salud será probablemente pagada por muchos de los estadounidenses más vulnerables y ancianos, subraya Larison.

Por otra parte, un comentario de Austan Goolsbee, profesor de economía de la Universidad de Chicago y asesor del presidente Barack Obama, asegura que el impacto de la epidemia sobre la economía del país puede ser enorme, incluso más que en la de China.

Señala que después de una serie de muertes, algunas caídas en el mercado de valores y un recorte de emergencia de la tasa de la Reserva Federal, hay motivos para preocuparse por el efecto económico final del coronavirus en Estados Unidos.

Una epidemia de coronavirus en Estados Unidos podría ser como una gran tormenta de nieve que paraliza la mayor parte de la actividad económica y la interacción social sólo hasta que la nieve se despeje. Pero el coronavirus podría ser una "tormenta al estilo Snowmaggedon" que golpea a todo el país y dura meses, advierte Goolsbee.

Escribir un comentario