brazil bolsonaro1Brasilia.- Un grupo de partidarios del presidente Jair Bolsonaro, autodenominado 300 do Brasil, organiza aquí una invasión golpista contra el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal (STF), alerta hoy un editorial del diario Estado de Sao Paulo.

El escrito precisa que las camisas pardas del bolsonarismo, que ahora visten de verde y amarillo, y ropa camuflada, establecieron un campamento alrededor de la capitalina Plaza de los Tres Poderes y planean una marcha en Brasilia este fin de semana.


"¿Qué puede ser más perturbador que un movimiento que amenaza con irse por una acción violenta con el objetivo de cerrar la cámara de representación del pueblo y la más alta instancia del Poder Judicial?", señala el texto.


Refiere que no resulta casualidad que el STF haya despertado una revuelta especial entre las camisas pardas del bolsonarismo por el papel de la corte en el escandaloso caso por acusaciones del exministro Sérgio Moro contra el mandatario ultraderechista.


"Un acto de golpe de Estado, cuyos acontecimientos son imprevisibles, es repugnante en sí mismo y merece la condena inmediata de todas las fuerzas amantes de la ley y la libertad del país, especialmente las Fuerzas Armadas, nombradas tanto por el presidente como por algunos de los líderes de la acción golpista", apunta el escrito.


Considera que el acto resulta "más angustioso porque en el lugar, que representa la esencia de esta República, se traza un ataque a los poderes Legislativo y Judicial. ¿Tendrá este episodio una vez más el apoyo explícito del jefe del Poder Ejecutivo?", cuestiona el editorial.


Por su parte, la revista Época revela que la agenda principal de este colectivo es antidemocrática, con ataques directos al Congreso Nacional y al STF, así como la defensa de una intervención militar.


La existencia del grupo ayuda a explicar lo que sucedió el 3 de mayo, cuando un acto frente al Palacio del Planalto (sede del Poder Ejecutivo), con la presencia de Bolsonaro, volvió a predicar el fin de la democracia.


Son estos grupos ruidosos -aunque sin una capacidad expresiva de movilización-, los que garantizan la estela autoritaria cada vez más explotada por el excapitán del Ejército.


Época denuncia que los integrantes de 300... son agitadores de la extrema derecha, activos en las redes sociales, con una portavoz: Sara Fernanda Giromini, de 27 años, exmilitante de un grupo feminista que gana dinero dando conferencias sobre esta conversión.


Giromini se ha convertido en la cara principal del movimiento y llama a los partidarios a viajar a Brasilia para unirse al campamento y hacer "entrenamiento con especialistas en revolución no violenta y tácticas de guerra de información", como se afirma en una página web.

Escribir un comentario