Coronavirus435

París.- Francia cumple hoy su jornada 55 de la cuarentena decretada para frenar la propagación de la Covid-19, antesala de un proceso de desconfinamiento que comienza mañana con muchas expectativas, pero también interrogantes y críticas.

Al mediodía del 17 de marzo entró en vigor la restricción de movimiento en los 101 departamentos, 96 metropolitanos y cinco de ultramar, un período -según el Gobierno- que demostró el civismo de los franceses, aunque las autoridades detectaron más de un millón de infracciones, nada despreciable en tiempos de pandemia.

El teletrabajo, más de 12 millones de asalariados acogidos al desempleo parcial, una cantidad parecida de alumnos fuera de las aulas en los distintos niveles de enseñanza, la lógica disminución de los delitos comunes, el aumento de la violencia doméstica, los comercios cerrados y los homenajes diarios a los profesionales de la Salud, son algunas cuestiones que marcaron la etapa a punto de cerrarse.

De acuerdo con el primer ministro Edouard Philippe, la cuarentena rindió sus frutos, lo que explica el inicio mañana del desconfinamiento, mientras el presidente Emmanuel Macron insiste en que el 11 de mayo no regresará la vida normal, porque habrá que convivir por un tiempo con el virus.

Más de 26 mil 300 víctimas fatales, y una cifra pendiente de informar sobre los fallecidos en casa, no dejan dudas de que ciertamente el coronavirus SARS-CoV-2 trajo a Francia una guerra, como dijera Macron en sus primeras intervenciones sobre la crisis sanitaria.

Sin embargo, no son pocas las voces que acusan al ejecutivo de no librar la batalla a la altura del desafío, lo cual argumentan con el deterioro de los hospitales públicos, la falta de máscaras para médicos y población en general y la insuficiente realización de pruebas de detección del patógeno, en comparación con la vecina Alemania, por ejemplo.

La pandemia llegó a suelo galo justo cuando gran parte de los profesionales de la Salud estaban en las calles o en huelga exigiendo transformaciones profundas en los hospitales, un escenario que recuerdan los críticos del Gobierno, aunque este asegure que duplicó las camas disponibles y prometa que mañana todos tendrán máscara y el despistaje escalará significativamente.

Las encuestas en realidad no dejan bien parado al ejecutivo, pues la mayoría de los franceses afirma no tenerle confianza de cara al desconfinamiento, y reina la inquietud ante la llegada del 11 de mayo, criterio expresado por el 67 por ciento de los encuestados por Elabe, en un sondeo publicado el miércoles.

EL DESCONFINAMIENTO

El Ministerio de Salud estableció un mapa que clasifica cada departamento del país en colores, para definir el grado del desconfinamiento, con el verde caracterizando una situación epidemiológico-sanitaria favorable y el rojo para establecer a los territorios con un escenario más complejo, y por tanto blanco de medidas especiales.

Mañana Francia amanecerá con cuatro regiones (Isla de Francia, que incluye a esta capital, Alta Francia, Gran Este y Borgoña-Franco Condado) pintadas de rojo, un espacio localizado en la mitad noreste del hexágono, que incluye a 32 departamentos y 27 millones de habitantes, alrededor del 40 por ciento de la población total.

En estas zonas se aplicarán restricciones en el transporte público, los espacios públicos permanecerán cerrados y la vigilancia será más estrecha, en espera de una evaluación a principios de junio, en aras de ver cuáles pueden cambiar al ansiado verde.

La nueva etapa va acompañada de preocupaciones serias, el temor a una segunda ola de contagios, los padres sobre cómo será el regreso a clases de sus hijos, los alcaldes molestos por el empeño del Gobierno en transferirles responsabilidades que ellos creen deben ser compartidas y los sindicatos por las condiciones de seguridad de los trabajadores para el retorno a sus puestos.

Para la población, tal vez la pregunta más frecuente siga siendo si finalmente será fácil conseguir máscaras de protección, medios que en solo unas horas serán obligatorios para subirse a un tren, un metro, un tranvía o un bus.

Escribir un comentario