trump9891

Pretoria.- En medio de la pandemia por el Covid-19, Estados Unidos anunció la suspensión temporal de fondos para la OMS, acción en la cual el término temporal esconde el chantaje a la entidad internacional.

Al mismo tiempo, Cuba envió más de 25 brigadas médicas especializadas para ayudar a similar número de países afectados por la pandemia; acción en la cual se centró Washington para intentar destruir esa tradicional postura cubana de ayuda internacionalista.

En ese contexto, Prensa Latina se acercó para conocer su valoración sobre estos temas al destacado y veterano luchador antiapartheid sudafricano Ronnie Kasrils:

Tras el derrocamiento del régimen de segregación racial, Kasrils se ha desempeñado, en diferentes momentos, como ministro de los Servicios de Inteligencia sudafricanos (Seguridad del Estado); miembro del Comité Ejecutivo Nacional (NEC) del Congreso Nacional Africano (ANC), así como miembro del Comité Central del Partido Comunista de Sudáfrica (SACP).

Ha escrito varios libros y numerosos artículos sobre política, defensa, aprovechamiento de las aguas y recursos forestales, así como poesía.

Prensa Latina: Recientemente Estados Unidos anunció la suspensión temporal de fondos a la OMS, acto que se suma a otros de abandono de mecanismos reguladores internacionales en diferentes esferas (como la Unesco, Consejo de DD.HH. de la ONU, el Acuerdo de Paris sobre el Cambio Climático, Tratado Nuclear con Irán, UNRWA, el INF, entre otros).

¿Cuál es su opinión sobre ese progresivo abandono del multilateralismo por parte de Washington?, sobre todo en las actuales circunstancias globales?

RK: Estados Unidos es el peor delincuente del mundo. Su narcisismo y arrogancia imperialistas, personificados por la Administración Trump, se ha hundido en nuevas profundidades de irresponsabilidad y perversidad. Este toro en una tienda de porcelana es una máquina de demolición impulsada por la creencia imperialista de que lo que él dice debe ser el orden del día.

Esta Administración de Washington es un peligro para el mundo y está deshaciendo los logros duramente ganados de los organismos reguladores internacionales para mejorar la gobernanza y las relaciones mundiales.

Las crisis graves revelan quienes son nobles y los que están moralmente en bancarrota; aquellos que defienden a la humanidad y aquellos que solo se preocupan por sus propios intereses egoístas, y maldicen al resto.

La pandemia de Covid-19 solo puede abordarse mediante la cooperación global y el internacionalismo a todos los niveles; personas a personas; país a país y compañerismo internacional multilateral basado en un humanismo común.

La OMS es vital al respecto y debe ser apoyada, no abandonada. Trump y sus neoconservadores son desvergonzados y peligrosos para el pueblo estadounidense y el resto del mundo, ya sea a través de sus actos de agresión, rango de sanciones o desprecio por la OMS y aquellos que luchan contra el brote de coronavirus.

Prensa Latina: En ese contexto, ¿cómo evalúa usted la actual política de Washington hacia Cuba?, recrudeciendo el bloqueo y dando marcha atrás al acercamiento logrado con la Administración Obama, tratando de asfixiar la Revolución.

RK: La política y las medidas revanchistas de los Estados Unidos se remontan al inicio de la Revolución Cubana, que los imperialistas estadounidenses vieron como una amenaza para sus intereses.

La trayectoria contrarrevolucionaria de Washington se manifestó en el desencadenamiento de crímenes atroces contra el pueblo cubano, intentos de invasión y asesinato, uso de armas químicas y biológicas para destruir la agricultura y la vida cubanas, y la imposición del infame bloqueo.

La Administración de Obama vio el fracaso de todas estas medidas, entendiendo la realidad de la permanencia de la Revolución Cubana, moviéndose para abrir una bienvenida nueva página de mejores relaciones entre los Estados Unidos y Cuba para el beneficio mutuo, y de la región.

La perversidad de Donald Trump parece conducir a revertir cada ganancia progresiva de la administración de Obama.

Y hay algo más en ello. Ya sea en la posición de Washington sobre Palestina; las relaciones con Irán; el acuerdo sobre cambio climático; Cuba y Venezuela, Obama Health Care; ataques xenófobos a China: Trump está expresando la facción extremista del capitalismo estadounidense; su actitud arriesgada; belicista, demagoga.

También el racismo y la irracionalidad anticientífica como se ve en el mal manejo de la pandemia de coronavirus en detrimento de los sectores populares y marginados de hispanos y afroamericanos de Estados Unidos, en particular, por no mencionar los pobres, los desamparados y los vulnerables de todas las razas en general. Una palabra puede resumirlo: ¡vergonzoso!

Prensa Latina: Cuál es su valoración sobre la cooperación médica cubana con numerosos países del mundo, así como el incremento de esta para ayudar en el combate de la Covid-19?

RK: Las palabras no pueden expresar completamente el aprecio que la humanidad le otorga a Cuba por su inquebrantable ayuda solidaria en la salud a tantos países necesitados.

Nosotros en Sudáfrica hemos experimentado esto en los últimos 26 años desde que ganamos nuestra libertad. Desde el primer momento, Cuba nos proporcionó médicos que atienden las necesidades de nuestra gente en las zonas más difíciles y remotas de nuestro vasto país.

Simultáneamente, Cuba recibió estudiantes de entornos poco favorecidos y los graduó como médicos, año tras año. El Acuerdo SA-Cuba sobre cooperación en los campos de la salud pública y las ciencias médicas ha tenido mucho éxito.

Más de 732 sudafricanos, muchos de comunidades anteriormente desfavorecidas, recibieron sus primeros cinco años de capacitación médica en Cuba y se han graduado como médicos desde el inicio del programa médico Nelson Mandela / Fidel Castro en 1997.

Esta ayuda ha otorgado dividendos, desde el inicio de la pandemia (de Covid-19) el personal médico cubano y sudafricano estaban al frente cuando se informaron los primeros casos. Con gran éxito, la Brigada Médica de 217 miembros de Cuba llegó a Sudáfrica a fines de abril de 2020 para unirse a nuestros trabajadores de Salud y especialistas en la lucha de primera línea para salvar vidas, a riesgo de su propia seguridad.

Sorprendentemente para un país pequeño como Cuba, esta asistencia se refleja en todo el mundo, tanto en el Sur y el Norte mundial, como en Italia.

Cuba establece el estándar con respecto a la implementación práctica del espíritu revolucionario de solidaridad internacional de Fidel. Tenga la seguridad de que la abrumadora mayoría de la población mundial toma nota del humanismo de Cuba en oposición al nihilismo del imperialismo estadounidense.

"La vida de un solo ser humano vale un millón de veces más que la propiedad del hombre más rico de la tierra. Mucho más importante que una buena remuneración es el orgullo de servir a un vecino", dijo Ernesto Che Guevara.

Las brigadas médicas de Cuba están motivadas por ese sentimiento.

Prensa Latina: ¿Cómo ve usted la campaña implementada por Washington para dañar y eliminar la colaboración internacionalista cubana en Salud?

RK: La Administración de Washington está petrificada por el impacto de la asistencia de Cuba a tantos países. Más especialmente, dado el miserable historial de los Estados Unidos.

Del mismo modo que el pánico que les provocó el surgimiento de la Revolución Cubana en 1960 y las décadas transcurridas en las cuales recurrió a las mentiras, la hipocresía y el bloqueo, Washington hará todo lo posible para difamar y obstaculizar la destacada colaboración de Cuba con organismos internacionales como la OMS.

Asimismo, a la cooperación en el desarrollo de medicamentos y una vacuna para la Covid-19, y a sus embajadores de Salud y asistencia especializada a los países más necesitados.

Los intentos de los Estados Unidos de desacreditar la asistencia de Cuba en todos los campos, incluida la pandemia de Covid-19 fracasarán dado que las personas no son tontas y juzgan la asistencia práctica, ya que juzgan los hechos, no las palabras difamatorias. A Washington no le preocupa salvar vidas, ya sea en casa o en el extranjero.

Esa campaña vil es política barata y sórdida. Se trata de la ambición de Trump de ser reelegido en noviembre y del apoyo de los neoconservadores de Washington para sus nefastas ambiciones de gobernar el mundo.

La humanidad progresista debe apoyar a Cuba y garantizar que esa campaña fracase. La prueba de fuego ahora está en el frente de la salud. Esto no es más que parte de la lucha entre las fuerzas de la oscuridad y la luz. Saldremos de la pandemia de coronavirus y Cuba está jugando un papel valiente en esa lucha.

En general se acepta que después de la pandemia nada puede volver a ser lo mismo. El cambio real debe prevalecer. No podemos regresar a donde estaba el mundo antes de esta crisis.

La crisis de salud es parte integrante de los estragos causados por el imperialismo que ha llevado a nuestro planeta a un lugar peligroso, desde el cambio climático y la degradación ambiental hasta guerras agresivas, pobreza, hambre y enfermedades.

Como dice el refrán: no podemos volver a la normalidad, porque esa normalidad nos ha conducido a donde estamos actualmente.

¡Hasta la Victoria siempre! (en español, en el original en inglés)

Por Manuel Vázquez (PL)

Escribir un comentario