Imprimir
Visto: 576

Sebastian Pinera

Santiago de Chile.- Con todo Chile atento a una histórica votación en la Cámara de diputados, cuyo resultado es incierto, el presidente Sebastián Piñera recibe hoy reiteradas críticas a su plan ''reforzado'' para ayudar a la depauperada clase media.

La víspera, el mandatario anunció ese programa calificado de inmediato en medios políticos y redes sociales de ''ofertón de última hora'', enfilado sobre todo a detener una reforma constitucional patrocinada por la oposición y que el Gobierno rechaza.

La presentación de las medidas ocurrió en pleno debate en la cámara de diputados de la reforma constitucional para permitir el retiro del 10 por ciento de sus ahorros a los afiliados de las Aseguradoras de Fondos de Pensiones (AFP), símbolos del modelo neoliberal chileno.

Por ello, el anuncio del presidente, a juicio de analistas, apunta más a impedir que prospere esa iniciativa, que a responder a las perentorias necesidades de la clase media, que más de cuatro meses después del inicio de la pandemia en el país sigue fuera de todas las ayudas aprobadas hasta hoy.

La nueva versión contempla como elemento esencial un bono no reembolsable de unos 635 dólares al cambio actual, que beneficiará, dijo el mandatario, a todos los trabajadores que tenían antes de la pandemia ingresos similares y que hayan perdido más del 30 por ciento de esa entrada.

El plan prevé también la postergación de seis meses en el pago de dividendos; un subsidio de arriendo por tres meses hasta 250 mil pesos mensuales (317 dólares), la postergación de contribuciones, y un préstamo estatal para compensar hasta 70 por ciento la caída de ingresos de los trabajadores.

Tras el anuncio, desde el ejecutivo y los partidos oficialistas saludaron las medidas, aunque diputados de derecha partidarios de la iniciativa que debe aprobarse hoy reiteraron que mantendrán su voto favorable, aunque otros advirtieron que entrarían en 'reflexión'.

El presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara Baja, Matías Walker, afirmó que Piñera 'no hubiera hecho este anuncio si no estuviera en juego el retiro del 10 por ciento de los fondos de las AFP'.

En el mismo tono, la presidenta de Convergencia Social, Gael Yeomans, señaló que el plan para la clase media 'llega tarde y solamente porque el Gobierno se vio contra las cuerdas, desesperado por cómo está peligrando el sistema de las AFP'.

Al parecer la nueva propuesta presidencial no causó en las calles un impacto favorable a La Moneda, pues acabando de hablar Piñera se escucharon cacerolazos en varias zonas de esta capital.