chile

Santiago de Chile, Desde los jubilados y trabajadores empobrecidos por la crisis social y económica, hasta el gobierno y los grandes empresarios, permanecen atentos hoy a una histórica votación del Senado de Chile.

El pleno de la Cámara alta analizará y votará un proyecto de reforma constitucional para que los trabajadores puedan sacar de las empresas Aseguradoras de Fondos de Pensiones (AFP) hasta el 10 por ciento de sus ahorros de jubilación, para poder sobrevivir ante la deteriorada situación económica de cientos de miles de familias.

La iniciativa es rechazada por el gobierno, opuesto a que sean afectadas de alguna forma las AFP, impuestas en época de la dictadura de Augusto Pinochet y consideradas como un estandarte del modelo neoliberal chileno.

Pero analistas dan por segura la aprobación del proyecto, que necesita 26 votos para salir adelante y cuenta de entrada con los 24 de los senadores de oposición y al menos cinco de legisladores de derecha, lo que se señala como una evidencia más de la aguda crisis en las filas del oficialismo.

Según se conoció, la sesión del Senado, prevista inicialmente para las 16:30 hora local, se adelantó para las 13:00, y tras sus intervenciones, los senadores votarán el proyecto en general y ocho indicaciones, pero si se aprueba al menos una, el texto deberá volver a la Cámara de diputados, que la analizaría mañana jueves.

En tanto, existe la posibilidad de que si se aprueba, el presidente Sebastián Piñera ejerza su derecho a veto, sobre lo cual la ministra portavoz del gobierno, Karla Rubilar, dijo la víspera que ese paso no está descartado.

Rubilar expresó que 'el presidente nunca puede renunciar, a priori, a ocupar una herramienta', respondiendo así a los llamados de políticos y organizaciones sociales y sindicales para que no se alargue más la materialización de una medida que es esperada y apoyada por más del 80 por ciento de los chilenos, según encuestas.

En ese sentido, los presidentes de los partidos Socialista (PS), Radical (PR) y Por la Democracia (PPD) pidieron al ejecutivo en una declaración conjunta no obstaculizar el proyecto, que aseguraron es indispensable para suplir lo que el gobierno no ha sido capaz de hacer en todos estos meses de pandemia para proteger a las familias.

También desde las desunidas fuerzas del oficialismo algunas voces reclaman que La Moneda impulse tanto su plan de ayuda a la clase media (criticado por insuficiente y tardío en amplios sectores), como la propuesta del retiro del 10 por ciento de los fondos de pensiones.

Escribir un comentario