Ecuador marcha

Quito.- Pese a repetidos intentos de impedir su participación en las elecciones de febrero 2021 en Ecuador, la Coalición Unión por la Esperanza (UNES) se perfila como la opción más cercana a los intereses populares y que podría cambiar el rumbo de la nación andina.

La fuerza política, integrada por varios movimientos, entre ellos Revolución Ciudadana, liderado por el expresidente Rafael Correa, y el Partido Centro Democrático, por el cual UNES estará presente en los comicios, gana espacios en los distintos sectores de la población.

"Todos los candidatos a diferentes dignidades en esos sufragios representamos a la gente, somos parte de la gente y de esa diversidad que es Ecuador. Eso ha logrado UNES", aseguró a Orbe el exvicecanciller y actual nominado a asambleísta nacional Kintto Lucas.

El apoyo a la Coalición es creciente —advirtió— tras la decisión esta semana de un tribunal de rechazar la casación presentada por el exmandatario y precandidato a la vicepresidencia de la República, en el marco del Caso Sobornos, por el cual fue condenado injustamente a ocho años de prisión e inhabilitado políticamente, junto a exfuncionarios de su administración y una decena de empresarios.

"El caso fue forjado, inventado para sacar a Correa de la contienda electoral. Ese fue el objetivo, porque no había pruebas. Ni la propia fiscal tuvo la capacidad de demostrar el delito que dicen que cometieron", recalcó.

La causa se preparó a partir de supuestos fondos entregados por empresas a cambio de adjudicación de obras, que servirían para financiar actividades proselitistas del oficialista Movimiento Alianza PAIS en el período 2012-2016, correspondiente a parte de la gestión del expresidente, lo cual fue rechazado por los procesados.

"El fallo del caso en realidad no afecta a UNES en las próximas elecciones. Eso esperaba la derecha y el Gobierno, pero ha habido una reacción de indignación popular al darse cuenta de las verdaderas pretensiones", puntualizó.

En ese sentido, resaltó que Ecuador vive desde que comenzó el mandato de Lenín Moreno, una persecución política terrible, disfrazada de proceso democrático.

Ante ese contexto, la Coalición se impone como la fuerza representativa de todos los sectores de la sociedad ecuatoriana, y pese a sus diferentes vertientes y visiones, el punto común es el rechazo al neoliberalismo y al retroceso en los derechos, lo cual la acerca más a la mayoría.

Correa denunció la utilización del lawfare o guerras judiciales en América Latina para destruir los procesos progresistas. Es la estrategia aplicada —alertó— contra Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil; Evo Morales, en Bolivia; lo que sufrió Cristina Fernández en Argentina y el exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glass, actualmente en prisión.

Escribir un comentario