Viernes, 11 Enero 2019 06:01

SÍ de continuidad

Escrito por Freddy Pérez Pérez
SÍ de continuidad Foto: ReyLópez

Las Tunas.- Un rotundo sí de continuidad daremos los cubanos a la nueva Constitución en el referendo convocado para el 24 de febrero, a 124 años del inicio de la Guerra Necesaria.

En nuestro país no ha habido ruptura en el único proceso emancipador cespediano-martiano-fidelista, que data de centuria y media de existencia y apuesta por más en su constante consolidación y perfeccionamiento, cuando transcurre el aniversario 150 de la primera Carta Magna, firmada en Guáimaro.

Para ese singular momento de reafirmación y patriotismo faltan 51 días y será otro aplastante mentís para las falacias tejidas por una minoría interna y externa que promueve la desaprobación del texto constitucional, pensado, discutido y enriquecido por casi nueve millones de cubanos asentados en su nación y en el exterior. Una genuina expresión de democracia participativa.

Tremendo fiasco se llevaron los que aquí y allá afirmaban que todo quedaría igual a como estaba redactado en el proyecto de la Ley de leyes, pues ignoraban la profundidad que tendrían los debates y análisis transparentes para darnos un documento a tono con las nuevas realidades.

Y fue así como artículos polémicos, incluso títulos y capítulos fueron modificados, mejorados o eliminados, y sugeridos otros, para engrosar el contenido definitivo en un 60 por ciento. Hablamos de formulaciones hechas desde la base, por esa insuperable sapiencia popular y preparación ideológica alcanzadas. Nadie perdió; por el contrario, todos ganamos en experiencia, madurez y cultura económica y jurídica, para gobernar integralmente con mayor éxito.

Un resultado concreto de significativa valía y trascendencia socioeconómica fue la propuesta de renovación del Código de Familia, a partir de un proceso que involucre a la sociedad cubana dentro de dos años. Se busca atemperar ese contenido al actual contexto de la realidad nacional y las tendencias mundiales en materia de igualdad, derecho, inclusión y lucha contra la discriminación. En Cuba hemos avanzado en ese aspecto; pero falta por andar todavía.

Y es que la familia constituye el eje universal del desarrollo, porque en su seno se gesta la vida misma. De ese conglomerado humano surgen y se forjan las generaciones de delegados, diputados, presidentes y gente común que levanta un país. El rol primordial de formación corresponde a los padres y tutores, que deben sembrar valores como la solidaridad y el desprendimiento frente a rezagos de ambición, orgullo personal, vanidad y otras conductas incoherentes con nuestro socialismo.

Esa es la importancia y el alcance que tendrá el documento legislativo mayor de la Isla, las normas y decretos leyes que deriven de su puesta en vigencia. Textos todos que cada cual, como actores de la obra común, deberá tener a su alcance y consultar para medir sus actos en el perfeccionamiento de nuestro proyecto social, que a partir del 24 de febrero alumbrará con más claridad el futuro cierto de la Patria.

Visto 1378 veces Modificado por última vez en Viernes, 11 Enero 2019 08:25

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found