Imprimir
Visto: 7134

Dariel Gongora Las Tunas

Las Tunas.- El llevado y traído caso del lanzador camagüeyano Dariel Góngora parece haber llegado a su fin este lunes, después de que los Toros de Camagüey lo liberaran de las obligaciones de su contrato con el actual subcampeón del béisbol cubano y el serpentinero utilizara su carta de libertad para cambiar a última hora Las Tunas por Matanzas.

José Luis Rodríguez, comisionado provincial de Béisbol en Las Tunas, confirmó a 26 Digital que el lanzador Dariel Góngora comunicó sus intenciones de jugar la próxima temporada con Matanzas, una vez recibida su liberación oficial por los Toros de Camagüey y las autoridades deportivas de su provincia de origen.

De acuerdo con Rodríguez, Góngora entrenó durante dos jornadas con la preselección de los Leñadores, a la espera de la reunión en la que la parte camagüeyana se pronunciaría oficialmente sobre su liberación. Más allá de que la semana anterior no había sido incluido en el grupo de atletas que aspira a integrar la nómina de los Toros en la 60 Serie Nacional, no fue hasta este lunes en la mañana que la Dirección de Deportes en Camagüey anunció la intención de no contar con el serpentinero.

El comunicado emitido por Mario Eusebio Núñez Caballero, director de Deportes en el territorio agramontino, y publicado en las redes sociales por el periodista Félix Anazco, asegura que “después de haber realizado las evaluaciones pertinentes, la Dirección Provincial del Inder en Camagüey decidió liberar al referido atleta pues consideramos que su actitud de no reconocer las indisciplinas cometidas no se corresponde con los valores que representa nuestro equipo de béisbol”.

Una vez hecha pública la liberación, los acontecimientos se precipitaron. En horas del mediodía, el periodista matancero de la Agencia Cubana de Noticias, John Vila, publicaba también en las redes que el mentor de los Cocodrilos de Matanzas, Armando Ferrer, le había confirmado vía telefónica que Góngora llegará el próximo viernes a esa ciudad para iniciar el 3 de marzo la etapa de preparación de los actuales campeones de Cuba para la venidera temporada.

Fue precisamente por intermedio de las redes sociales que las autoridades del béisbol tunero conocieron la intención de Góngora de trasladarse a Matanzas. De inmediato, el mentor Pablo Alberto Civil se comunicó con el lanzador y este le confirmó su decisión de vestirse de Cocodrilo.

José Luis Rodríguez agrega que el atleta camagüeyano adujo ciertos problemas familiares que dificultarían su permanencia en Las Tunas. “Nosotros reiteramos que estamos abiertos a cualquier pelotero que quiera venir, siempre con su carta de liberación en la mano. Sin embargo, en este caso específico, Dariel Góngora no tiene ningún compromiso con Las Tunas y por tanto no podemos exigirle absolutamente nada. Si él decidió irse para Matanzas solo podemos desear que le vaya bien", abundó.

La semana pasada, el nombre de Dariel Góngora había sido incluido en la preselección de Las Tunas de cara a la 60 Serie, después de que el zurdo mostrara un marcado interés por integrarse al equipo verdirrojo y le anunciara telefónicamente a Civil que su liberación era un hecho.

Góngora venía de tres meses de sanción por repetidos actos de indisciplina, que le impidieron participar con los Toros en la postemporada 2020. En todo caso, no es la primera vez que protagoniza culebrones de este tipo.

Tras su muy buena campaña como refuerzo de Matanzas en la 57 Serie Nacional, se manejó hasta última hora la posibilidad de que se quedara de manera definitiva con el equipo yumurino. Sin embargo, reportes de prensa de mayo del 2018 citan al comisionado provincial de ese momento, Héctor Rodríguez, quien descartaba la posibilidad de que Góngora se sumara al equipo dirigido por Víctor Figueroa, después de que en Camagüey “le fuera otorgada una casa".

De manera que apenas dos años después se cierra de alguna manera el círculo, dejando por el camino su fantástica aportación al título conseguido por Las Tunas en la temporada 2018-2019.

“Es el lanzador más inteligente con el que he trabajado”, dijo entonces Pablo Civil. De aquella gran relación entre el pícher camagüeyano y los peloteros y la dirección de los Leñadores surgió la posibilidad de vestir ahora el uniforme tunero, aunque el timonazo de última hora con rumbo a las arenas de Varadero parece romper de manera definitiva el idilio.