Imprimir
Visto: 1017

danelLas Tunas.- Los Leñadores de Las Tunas derrotaron hoy agónicamente 8x7 a las Avispas de Santiago de Cuba, después de echar por la borda una ventaja de siete carreras en el último tercio y tener que apelar nuevamente a la épica que distingue al gran Dánel Castro para evitar una remontada increíble del equipo líder del campeonato.

El partido fue un muy buen duelo de lanzadores entre Carlos Font y Wilson Paredes, hasta que un apagón defensivo de las Avispas rompió el pulso entre ambos a la altura del quinto episodio. Errores del torpedero Ricardo Ramos y del jardinero derecho Raico Santos fueron determinantes en el racimo de cuatro carreras fabricado en esa entrada por los Leñadores, que contaron además con imparable de Dánel Castro remolcador de dos anotaciones.
En la apertura del sexto capítulo, Las Tunas combinó tras dos outs un sencillo de Andrés de la Cruz y un doblete impulsor de Andrés Quiala, para conseguir la única carrera limpia de la tarde ante los envíos de Font. El abridor santiaguero tiró 5,2 innings, aceptó siete jits, regaló un boleto y ponchó a cuatro bateadores, una buena labor que concluyó en derrota, arruinada por el desacierto defensivo de sus compañeros.
Ya frente al bullpen local, el elenco de Pablo Civil siguió produciendo. En el séptimo, un mal tiro del antesalista Dayán García llevó gratis hasta la intermedia a Yordan Manduley y fue secundado por sencillos consecutivos de los hermanos Alarcón, el de Yordanis remolcador de la sexta carrera de los Leñadores en el choque. Una más llegó casi de inmediato por el segundo cohete en el encuentro de Andrés de la Cruz, el muchacho guantanamero que tras rendir a gran nivel durante la primera fase, ha llevado al banco al refuerzo granmense Carlos Benítez.
Después de colgar seis ceros ante la fuerte tanda santiaguera, Paredes no pudo escapar del inicio del último tercio. Un cuadrangular de Adriel Labrada descontó par de carreras para los anfitriones y, luego de par de boletos del refuerzo holguinero, Civil decidió echar mano a su cerrador José Ángel García.
El artemiseño que por segunda ocasión trabaja con Las Tunas, comenzó permitiendo sencillo de Santiago Torres que llenó las bases sin outs. En esa situación, Raico Santos continuó la fiesta local con sencillo de dos carreras al jardín central que puso pizarra de 7x4 y despertó a la afición del repleto estadio Guillermón Moncada.
En ese instante, sin embargo, prevaleció la larga experiencia de José Ángel, quien evitó que el daño fuera mayor ponchando a Dayán García y obligando a Edilse Silva a batear para doble play.
Pero en la casa de la antigua Aplanadora santiaguera los duelos no suelen ser sencillos para los visitantes. En el octavo acto, un vuelacercas de Luis Guzmán y un sencillo de Santos produjeron otras tres anotaciones que igualaron el partido a siete carreras. A pesar de mostrarse ya casi indefenso ante los bateadores rivales, José Ángel García fue mantenido contra viento y marea sobre el montículo, una muestra más que fehaciente del preocupante estado del bullpen tunero.
A esas alturas, el choque era ya una montaña rusa y Las Tunas tomó el mando en el noveno ante los relevistas José Carlos Barbosa y Carlos Santana. Manduley abrió con jit, se fue hasta segunda por wild pitch y anotó desde allí remolcado por un decisivo incogible de Dánel Castro. El veterano designado verdirrojo, pasados los 40 años, sigue siendo seguramente el toletero más determinante de la Serie Nacional.
Ya en su tercera entrada sobre el box, la novena del prolongado encuentro, José Ángel encontró por fin el dominio de sus lanzamientos y retiró sin sobresaltos a los tres bateadores por su turno. El artemiseño se apuntó una sufrida victoria, después de desperdiciar una ventaja de cinco anotaciones en el momento en el que fue llamado a lanzar.
Para Las Tunas fue su éxito 39 con 29 derrotas, balance que sitúa a los campeones de Cuba a solo 2,5 juegos del líder Santiago de Cuba (41-26). Este martes se cerrará la subserie que marcha igualada a una victoria por bando. El enfrentamiento particular de la temporada entre Leñadores y Avispas muestra igualmente un abrazo a cuatro sonrisas.