Imprimir
Visto: 665

inversiones agricolas27

Las Tunas.- Apelar aún más a todas las alternativas posibles para alcanzar los rendimientos propuestos en la actual campaña de frío, el empleo de distintos medios para remover la tierra y el uso de varios métodos para cultivar, son algunas de las acciones que se ejecutan en esta provincia a fin de labrar una etapa de claro impulso a la producción de alimentos.


A pesar de los esfuerzos, el pasado mes de diciembre cerró con un atraso de mil 616 hectáreas por sembrar, sin embargo, los agricultores para este mes insisten en el cumplimiento de las cifras pactadas, pues saben que este período es decisivo para lograr cerca de un 70 por ciento de los alimentos que se cosecharán en este año, destinados a su comercialización directa en placitas y mercados.

Reynaldo Brito Pérez, subdelegado del Ministerio de la Agricultura para los cultivos varios en predios tuneros, ponderó el incremento del área destinada a las siembras con respecto a igual período del año anterior y enunció que entre las perspectivas de enero está recuperar las brechas entre planes y reales y aportar para el mes de febrero más hectáreas de las conciliadas. recorrido pto padre11

“A las dos mil 255 hectáreas para sembrar en el mes de enero se sumarán las pendientes de diciembre, por lo cual debe ser prioridad la aplicación de la ciencia y la técnica en todo el sector agropecuario, sacarle buen partido a las semillas de calidad, los suelos con mejores condiciones y servirse del uso de biofertilizantes, ante la falta de químicos y paquetes tecnológicos”. De igual manera insistió en la necesidad de utilizar la genética con especies que garanticen mayores rendimientos y sean más resistentes a las inclemencias del tiempo.

Los agrícolas tuneros tienen el imperativo de incrementar las producciones, pues esta es una etapa decisiva para un ligero despunte en las viandas, los granos, las hortalizas y las frutas. A la vez, urge lograr el autoabastecimiento de algunos productos como el garbanzo, la malanga y otras viandas que todavía no llegan a las toneladas necesarias y muy bien pudieran responder a la demanda local.

En cuanto a la producción de yuca, dentro de las estrategias de este sector está potenciar sus rendimientos, ya que es un alimento no solo para el pueblo y los animales, sino que funciona además como extensor, pues de ella se puede hacer harina, utilizando menos la de trigo y reducir la importación frente a contingencias reales.
“El agua es un recurso que hasta el momento se comporta de manera favorable para las siembras, -aclara Brito. Los suelos aún están húmedos por las lluvias de los meses precedentes y en cuanto a las semillas tenemos los bancos con simientes de calidad para garantizar siembras”, añadió el Subdelegado.

Amén de la tensa situación que se respira en los campos los agricultores trabajan de manera intensa para garantizar la campaña de frío y alcanzar altos rendimientos al asumir las diversas atenciones culturales y el empleo de semillas de calidad. Intencionalidad que apoya los propósitos de las autoridades para lograr entregar este año a los habitantes de esta provincia las libras per cápita de viandas, hortalizas y granos, ahora más con el ordenamiento económico que se desarrolla en el país que prioriza, como nunca antes, un precio mayor a quienes trabajan la tierra.