beisbol ltu ssp 2016 0057

Las Tunas.- Aplazado su inicio desde el pasado 11 de abril por los estragos de la Covid-19, la 60 Serie Nacional de Béisbol mantiene en vilo a la afición cubana. La fecha de inicio, la cantidad de partidos y la estructura de la competición, además de los protocolos sanitarios que serán imprescindibles, son algunas de las incógnitas que esperan ser despejadas.

De la posible voz de play ball, solo se sabe que la Serie comenzaría en la segunda etapa de la desescalada prevista para todo el país, de acuerdo con la información ofrecida en días recientes por las máximas autoridades del Gobierno cubano.

Sin embargo, el director nacional de béisbol, Ernesto Reynoso, ha ido desgranando alguna información en torno a la nueva temporada, en encuentros con la prensa que han comenzado a desatascar un poco la comunicación con el ente rector de la pelota nacional.

Estas son las cinco claves para entender cómo sería la 60 Serie Nacional de Béisbol:

Inicio

La 60 Serie debe comenzar hacia finales de agosto o principios de septiembre y en ningún caso se extenderá más allá del mes de enero.

Las actividades deportivas en Cuba están suspendidas al menos hasta el 31 de julio, de acuerdo con una nota oficial del Inder correspondiente al pasado 30 de abril. Por demás, en el plan anunciado hace unos días por el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, el deporte se mantendrá inactivo a lo largo de una primera fase de recuperación que podría comenzar la próxima semana, pero que no se sabe cuánto se extenderá.

En cualquier caso, la nueva temporada solo podría iniciar en el mes de agosto, si bien la preparación de los equipos debería arrancar un poco antes para poder cumplir con las seis semanas de preparación prometidas a cada conjunto.

Calendario

De iniciarse en fechas de agosto o septiembre, la 60 Serie debe tener un calendario de 75 juegos durante la etapa clasificatoria. En estudio permanece la posibilidad de regresar a los cuartos de final, o sea, la clasificación de los ocho primeros elencos a la postemporada.

Si en definitiva fuera aprobada la estructura de 75 juegos, se mantendrían el calendario y el nuevo reglamento anunciados a finales de marzo. Las subseries se efectuarían de martes a jueves, y los sábados y domingos, con lunes y viernes destinados al descanso o el traslado.

En cuanto al atractivo tema de los refuerzos, se adelanta que los equipos adicionarían solo cuatro jugadores por una única vez antes de iniciar los play off.

Reglamento

Entre los principales cambios previstos en el Reglamento de la competencia, sobresale la utilización de cronómetros para que los equipos entren y salgan del terreno en apenas un minuto al concluir o iniciar una entrada. De igual forma, se aplicará con más rigor la regla de tiempo a los lanzadores entre lanzamiento y lanzamiento.

Una de las novedades que podrían contribuir a potenciar el espectáculo es el uso de un tercer uniforme, con diseño más vistoso, una vez a la semana cuando los equipos jueguen en casa. En esas ocasiones, por ejemplo, Las Tunas podría mostrar su “Leñadores” en el pecho de cada jugador.

Como información adicional, se advierte que todos los peloteros contratados en México cumplirán sus compromisos y se irán a jugar allá en cuanto las autoridades de esa Liga lo consideren pertinente. Una vez concluida la temporada mexicana, podrán incorporarse a sus equipos en la Serie Nacional.

El diestro Carlos Juan Viera, principal lanzador de Las Tunas en la 59 Serie Nacional y primer abridor de la Selección Nacional en el Premier 12, firmó un contrato con los Saraperos de Saltillo para la venidera campaña de la Liga Mexicana.

Protocolos

La 60 Serie Nacional se jugará bajo un riguroso protocolo de seguridad sanitaria, con el objetivo de evitar nuevos contagios por la Covid-19.

En este sentido, no se ha descartado aún la posibilidad de que algunos choques se efectúen a puertas cerradas, tal y como reiteró en días recientes el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz.

Cada una de las sedes deberá tomar las medidas necesarias en caso de que sea necesario mantener el distanciamiento entre los asistentes a los partidos, al tiempo que deberán cumplir un protocolo de 30 exigencias de la Dirección Nacional de Béisbol. Entre estas se incluyen mejoras de los terrenos y los dogouts, el cuidado del césped, la correcta altura de la tabla de lanzar, reparación de cabinas de transmisión y el adecuado uso de la amplificación local.

En los aspectos relacionaos con el funcionamiento de las pizarras, el uso de cronómetros, las almohadillas y el alumbrado artificial, cada provincia recibirá apoyo de la DNB.

Desarrollo de talentos

La nueva temporada estará marcada por el seguimiento diario a un grupo de 116 talentos menores de 25 años, anunciado recientemente, y en el que aparecen los tuneros Denis Peña, Dailier Peña y Osmani Urrutia Jr.

Convertidos en una apuesta de futuro de la que se debe nutrir la Selección Nacional, los prospectos del béisbol cubano tendrán que seguir un plan individual de cara a conseguir la maestría deportiva, con el apoyo de experimentados preparadores en cada una de las áreas de juego.

A más largo plazo, el béisbol antillano pretende potenciar la práctica masiva de este deporte y rescatar el trabajo en la base como principal cantera del Alto Rendimiento.

A tales efectos, el Inder y el Ministerio de Educación firmaron un acuerdo para estimular la práctica y desarrollo del béisbol, en virtud del cual los estudiantes de la enseñanza no deportiva estarán disponibles desde las 2:00 de la tarde para asistir a las áreas especiales. De hecho, será el entrenador de béisbol el que otorgará la nota de la asignatura Educación Física.

Del mismo modo, se prevé aumentar significativamente el número de partidos en todas las categorías.

*Con información del comentarista deportivo Carlos Alberto Hernández Luján.

 

Escribir un comentario