IMG 19072020 234026 850 x 728 píxel

Las Tunas.- Llegar en la forma más competitiva posible al 12 de septiembre es el objetivo de los Leñadores de Las Tunas, el equipo más estable del país en los últimos tres años y, como el resto de los conjuntos de la 60 Serie Nacional de Béisbol, enfrentado al reto de preparar en solo seis semanas una temporada extensa de 75 juegos.

Así lo asegura Reynaldo Infante, otrora jugador y cada vez más avezado técnico, responsable de la preparación física del equipo. Con él dialogamos en busca de las coordenadas de ese paso vital hacia cualquier éxito que es el entrenamiento deportivo.

HOJA DE RUTA

“Tenemos previstas cinco semanas para la adquisición de rendimiento competitivo y una, naturalmente, de modelaje. El objetivo que nos hemos trazado es que los atletas lleguen en la mejor forma posible al inicio de la temporada, lo cual es algo bastante complejo, pues año tras año disponíamos de entre 12 y 14 semanas, y ahora nos hemos quedado en la mitad de ese tiempo. Es un gran reto para los atletas y también para nosotros, el colectivo de dirección.

“Pensamos priorizar los trabajos específicos, o sea, no emplear el tiempo en cuestiones más generales, sino ir directamente a las acciones de juego: a la ofensiva, priorizar la mayor cantidad de volúmenes con bolas tiradas; a la defensa, el trabajo se va a basar en la mecánica colectiva desde el punto de visto táctico, apelando al juego modificado, al juego con tareas, con el objetivo sobre todo de consolidar las rutinas de los atletas, pues este es un equipo bastante maduro, con muchos jugadores que han alcanzado la maestría deportiva.

“La idea es que el equipo sea lo más competitivo posible cuando comience la Serie Nacional, aunque prevemos que aproximadamente a partir de la tercera subserie comiencen ciertas fluctuaciones, personalizadas o grupales, que nos den indicios de que están entrando a la forma óptima".

¿Les preocupa contar con solo seis semanas de preparación para una temporada larga e ininterrumpida?

La verdad es que, teniendo en cuenta que será una temporada larga, de 75 juegos, tenemos previstas otras seis semanas, ya dentro de la competencia, en las que continuaríamos la fase de preparación. Por ejemplo, los jugadores de cambio tendrían un entrenamiento diferente a los titulares, de manera que se equiparen sus estados de forma y de ser necesario que entren en el juego diario, estén en las condiciones lo más apropiadas posible.

Todo eso, buscando que la forma competitiva se alargue todo lo que se pueda y que la forma óptima no fluctúe tanto dentro de la competencia.

¿mo valoran el nuevo sistema, con dos días de descanso en la semana?

A nosotros nos viene muy bien, porque tradicionalmente trabajamos cinco frecuencias semanales en el entrenamiento y al coincidir ahora con los cinco días de juego que habrá cada semana, nos va a permitir mantener la misma dinámica de trabajo.

La relación trabajo-descanso es fundamental en el entrenamiento deportivo y mucho más en la competencia. O sea, que esta modalidad que se va a emplear en la Serie Nacional, lejos de perjudicarnos, nos va a beneficiar en la mejor preparación de los atletas.

La fase de preparación comenzará el 3 de agosto en el estadio Julio Antonio Mella bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria, con la presencia del personal imprescindible y sin topes con otros elencos en el esquema de entrenamientos.

Los Leñadores debutarán el 12 de septiembre ante los Huracanes de Mayabeque, primera de cuatro subseries fuera de casa en el inicio de la 60 Serie Nacional.

Escribir un comentario