Imprimir
Visto: 544

julio cesar la cruz3

TOKIO.- Cuba competirá en 15 deportes y en 64 pruebas en los Juegos Olímpicos, lo cual hace aún más difícil, aunque no inalcanzable, el propósito de finalizar entre los 20 primeros del medallero. ¿Cuáles serán las disciplinas líderes de la Mayor de las Antillas para tal propósito?

La mayoría de las naciones, sobre todo las menos desarrolladas -y ya sabemos que el mundo rico es pequeñito-, basan sus aspiraciones en uno o en dos deportes. Las hay, como Jamaica y varias de África, por ejemplo, Kenya y Etiopía, que se asientan en una de las especialidades como en el atletismo, en el que los caribeños son muy fuertes en el área de velocidad y los africanos en la de fondo.

Kenya y Jamaica ocuparon los puestos 13 y 14, respectivamente, en Beijing-2008, dominando, con seis doradas, esos sectores del campo y pista. Así ocurre con otros países, como Indonesia en bádminton, o Colombia en la halterofilia femenina.

Cuba, también pequeña nación, subdesarrollada, bloqueada y perseguida para dejarla sin sus principales deportistas, no es la excepción, pues ha tenido en el boxeo a un bastión en cada una de sus presentaciones en este exigente escenario. Los pugilistas, con 37 preseas áureas cargan con el 47,8 % de los trofeos de campeones del archipiélago.

Hoy vuelven a ser el puntal donde se sostienen las grandes esperanzas de victoria. Sin embargo, hay pronósticos de algunas agencias que le otorgan a los peleadores cubanos dos triunfos en la capital japonesa. «Respeto todos los criterios, pero los muchachos tienen para un poquito más que eso», nos dijo Julio César la Cruz, campeón olímpico y mundial, capitán de esa escuadra.

«Cada vez que yo subo al ring es como si lo hiciera por la medalla de oro. Por los esquemas de las competencias de nuestro deporte, hay que aplicar la máxima que nos legara el profesor Alcides Sagarra: “si no ganas hoy no peleas mañana”. Es decir, te quedas sin el título». Agregó La Cruz que no subestiman a ningún adversario, «pero realmente la cuenta debe ser mayor».

Aun cuando los podios de la Mayor de las Antillas se ven mejor desde el cuadrilátero, Cuba no solo cuenta con las posibilidades de sus puños. El atletismo, el segundo deporte que más medallas ha aportado bajo los cinco aros (11-13-18), llega a esta ciudad como protagonista, con al menos dos grandes oportunidades de victoria, si bien la competencia es la que dicta sentencia. La lucha, que no ha dejado de obtener títulos desde Barcelona-1992, cuenta con una pareja de altísimas posibilidades: Mijaín López e Ismael Borrero, y no se pueden descartar a ninguno de sus compañeros como medallistas.

Los equipos de judo femenino y masculino serán otro baluarte, a pesar de que solo le clasificaron tres en cada sexo. Ydalys Ortiz, tres veces en las ceremonias de premiaciones de estas citas, y capitana de su colectivo, nos expresó «que ve mucha motivación. Sabemos que el pueblo espera un resultado y hemos hecho el sacrificio para cumplir con esa alta demanda, sí, porque los olímpicos llevan mucha entrega y, en una situación como la que vivimos hoy, más todavía». Iván Silva, quien capitanea a los varones, comentó que «es una gran responsabilidad, pero que ese reto motiva al compromiso». Ellos dos enfermaron de COVID-19 y apenas han competido, pero son los mejores posicionados en el ranking y en las expectativas no solo de Cuba, sino en la de no pocos analistas.

Canotaje, tiro deportivo y taekwondo tampoco serán aquí convidados de piedra. Los contrarios de las embarcaciones cubanas, de los pistoleros y de Rafael Alba, el único taekwondoca del archipiélago en la lid, saben que ellos habitan en la élite de sus deportes y que pertenecen a la corte de los premiados en los principales eventos del mundo.

Cuba no es solo boxeo, su desarrollo le ha permitido abrir su espectro de posibilidades ante lo que más vale y brilla en el planeta deporte.