Imprimir
Visto: 2443

Angel Samchez Las Tunas Vs Granma beisbol Cuba 2022 0068Las Tunas.- Después de verse en el ojo del huracán, mientras los Leñadores de Las Tunas pasaban su peor momento de la 61 Serie Nacional y la polémica rodeaba cada una de sus decisiones, el mentor Pablo Alberto Civil Espinosa parece estar convencido de que el riesgo de estar en la picota pública es un daño colateral, inherente al puesto de piloto en un equipo de béisbol.

Alejado del bullicio de los estadios y del juicio permanente que entrañan las redes sociales, el manager tunero conversa tranquilamente con la prensa local. Quizás por la madurez que viene asociada a un lustro sentado en el puesto de mando, el puertopadrense asume con aplomo cada una de las preguntas, aunque no puede evitar apasionarse un poco cuando las interrogantes indagan en torno a posibles decisiones erróneas en la presente temporada.

Civil considera que todas las decisiones tienen cuestiones positivas y negativas, y que casi siempre son juzgadas en función de si los jugadores son capaces o no de llevarlas a la práctica con acierto. El exjardinero no tiene problemas en conceder que “sí, hemos perdido juegos por decisiones que hemos tomado”, antes de confesar que en algún mitin ha reconocido ante sus peloteros la responsabilidad del colectivo técnico en una que otra derrota.

Sin embargo, tampoco duda en reivindicar su condición de director más exitoso en la historia del béisbol de Las Tunas, al recordar que “muchas otras veces hemos acertado”.

“Sé que he tomado decisiones que no han gustado, pero tengo entrenadores que me han dicho: ‘sigue tu intuición, que con esa fuimos campeones”, agrega Civil, quien remarca que no le teme a escoger el camino que considera mejor ante cada situación de juego, “porque conozco muy bien a mi equipo".

Uno de los argumentos más fuertes de la afición y la prensa a lo largo de las últimas semanas, en las que el picheo de Las Tunas se vio vapuleado en no pocas ocasiones, fue la presumible falta de confianza del cuerpo técnico en sus lanzadores relevistas y la consiguiente demora de los abridores encima del box, casi siempre con resultados nefastos.

Pablo es categórico al afirmar que “hay mucha confianza en cada uno de los atletas” y añade que de lo contrario no podrían exhibir los resultados de los últimos años, a saber: un título, un subcampeonato y cuatro podios consecutivos en la serie nacional.

Una de las claves de la reacción de los Leñadores en los últimos partidos, en los que lograron una racha de cuatro victorias antes de ver suspendida la subserie frente a los Huracanes de Mayabeque, fue la reestructuración de su cuerpo de lanzadores: el movimiento de Carlos Juan Viera al bullpen y del relevista Yoidel Castañeda al puesto de abridor.

Civil Espinosa asegura que el factor clave, más allá de la necesidad de apuntalar el picheo de relevo, fue la inestabilidad de Viera en funciones de iniciador. El serpentinero internacional acumulaba balance de 2-4 cuando fue destinado al rol de cerrador, en un regreso a sus orígenes como apagafuegos.

“Les voy a dar un dato que quizás no tengan: nosotros en un 70% de los juegos hemos llegado al quinto inning ganando y habíamos perdido la mayoría”, abunda el manager verdirrojo, quien considera que la función de relevista permite aprovechar mejor el tiempo que le resta Carlos Juan Viera antes de viajar a la Liga Mexicana de Béisbol.

En cuanto a la inquietud de la afición ante el inestable arranque del equipo por segundo año consecutivo, Civil retoma la polémica y se mete en aguas profundas al asegurar que persiste entre los tuneros cierto sentimiento derrotista, heredado de tantos años viviendo en el sótano del béisbol cubano.

Si bien no llega a los extremos explorados por algún otro mentor que afirmaba que los tuneros “no sabían de béisbol”, el actual dirigente de los Leñadores parece sentir la presión de tanta opinión distinta vertida en redes sociales sobre el accionar y el manejo del equipo. Con todo, Civil considera que el derrotismo es el que en los momentos malos le impide a la afición creer que “sí se puede” y a renglón seguido reafirma que Las Tunas clasificará entre los ocho primeros y seguirá dando batalla en el béisbol cubano.