final beisbol1

Los «Toros de la Llanura» dividieron honores con el conjunto de Matanzas en su cuartel general, el estadio Cándido González, de esta ciudad patrimonial, al propinarle lechada de ocho carreras por cero, en el segundo juego correspondiente a la etapa final de la 59 Serie Nacional de Béisbol

Camagüey.- Los «Toros de la Llanura» dividieron honores con el conjunto de Matanzas en su cuartel general, el estadio Cándido González, de esta ciudad patrimonial, al propinarle lechada de ocho carreras por cero, en el segundo juego correspondiente a la etapa final de la 59 Serie Nacional de Béisbol.

Después de caer por 3-5 en la jornada sabatina, el equipo agramontino atacó en la misma primera entrada los envíos del abridor matancero Noelvis Entenza, para lograr tres importantes anotaciones con una combinación letal de tres imparables y dos costosos errores de la defensa yumurina.

Esas carreras fueron suficientes para respaldar la excelente actuación de Yosimar Cousín (su segunda victoria en la postemporada), quien durante ocho capítulos enmudeció a la peligrosa batería de los Cocodrilos, que solo pudo conectar tres jits y recibió seis ponches.

Salvo una que otra amenaza, el partido mantuvo el mismo marcador de 3-0 hasta la parte baja de la octava entrada, cuando los Toros embistieron nuevamente y lograron un racimo de cinco anotaciones que no pudieron evitar a esa altura del choque los relevistas Miguel Lahera, Yanier Blanco y Armando Dueñas.

Los cambios en las respectivas alineaciones para el segundo juego tuvieron resultados diferentes en ambos equipos: en el caso de Camagüey, fue oportuna la inclusión de Loidel Chapellí en el jardín izquierdo, desbordado a la ofensiva y con excelentes jugadas a la defensa, en lugar de Jorge Luis Peña.

Sin embargo, el movimiento de Erisbel Arruebaruena, del cuarto al octavo turno en el orden al bate, no surtió el efecto deseado, pues el torpedero matancero sigue desajustado madero en ristre, situación que le preocupa al mentor Armando Ferrer con la mirada puesta en los próximos desafíos.

Así lo hizo saber el director de los Cocodrilos al término del encuentro dominical, quien descartó la posibilidad de hacer nuevos cambios en la alineación en un torneo tan corto y expresó su confianza en que despierten los bates, no solo de Arruebaruena, sino también de Yurisbel Gracial y de César Prieto.

El mentor de los Toros, Miguel Borroto, ratificó que el equipo mantiene vigente la misma filosofía de juego: avanzar partido a partido y no darse nunca por vencido hasta el último out, para lo cual es preciso mejorar el manejo del pitcheo y la cantidad de bateadores quedados en base.

En ello coincidió el refuerzo santiaguero Yoelkis Guibert, una de las bujías inspiradoras del conjunto agramontino, quien calificó de importantísima la victoria de este domingo, pues ahora, con empate 1-1, se van en mejores condiciones de ofrecer resistencia al siempre difícil Victoria de Girón.

Para la tercera cita finalista (martes 14, a partir de la una de la tarde), ya en tierra yumurina, los mentores anunciaron a sus abridores respectivos: si no se presenta ningún imprevisto, Yariel Rodríguez lo hará por Camagüey, mientras Yoannis Yera ocupará el montículo por los Cocodrilos de Matanzas.

Escribir un comentario