coronavirus pandemia34

Las Tunas.- De cara a las decenas de miles de muertes que va dejando la Covid-19 por todo el mundo, las personas se cuestionan de dónde salió esta virosis, cual “plaga bíblica”, que en unos pocos meses se ha extendido por más de 170 países. Muchos, sobre todo los jóvenes, nunca habían vivido una amenaza similar. Pero esta no es, ni por mucho, la única pandemia que ha azotado a la humanidad. Otras, más letales, borraron civilizaciones enteras de la faz de la tierra.

LA PESTE NEGRA

Se estima que dejó más de 200 millones de muertos entre 1347 y 1351. Se convirtió en el mayor brote de peste de la historia de Europa. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las malas condiciones de higiene, la medicina precaria y pésima alimentación, sumadas a su fácil propagación por los viajes realizados en las rutas comerciales, son algunas de las principales causas de su letal nivel de alcance.

Se dice que su origen proviene de una variante de la bacteria Yersinia pestis. Entre sus principales síntomas estaban: fiebre superior a los 40 grados, tos, sangrado, sed aguda, manchas en la piel de color azul o negro, aparición de protuberancias, que luego explotaban, y gangrena.

De acuerdo con el conocimiento actual, la pandemia irrumpió en primer lugar en Asia y jamás se volvió a manifestar con la fuerza con la que se produjo en ese entonces.

LA VIRUELA

Se le considera una de las enfermedades más devastadoras que jamás hayan existido en la historia de la humanidad. Fue tan letal que, incluso, contribuyó al declive de civilizaciones enteras. Se propagó por Asia, África y Europa, llegando finalmente a América durante la colonización.

Para que la viruela se contagie de una persona a otra se requiere un contacto directo y prolongado. También puede transmitirse por medio del contacto directo con fluidos corporales infectados o con objetos contaminados.

Según la OMS, esta pandemia fue erradicada en 1979 después de un programa de vacunación que está considerado como una de las victorias más importantes de la Medicina moderna. Pero antes de esto cobró la vida de 56 millones de personas alrededor de todo el planeta.

GRIPE ESPAÑOLA

Se trata de la primera pandemia causada por el virus de la gripe, de acuerdo con expertos. Se convirtió en la tercera más letal de la historia de la humanidad: a su paso dejó entre 40 y 50 millones muertos. Alrededor del 27 por ciento de la población global fue contagiada. Se piensa que el “paciente cero” fue un cocinero de Kansas, ya que horas después de su ingreso se contabilizaron decenas de casos, hasta el punto de que el hospital colapsó.

A diferencia de otras epidemias de gripe que afectan básicamente a niños y ancianos, muchas de sus víctimas fueron personas sanas, con defensas inmunológicas altas, jóvenes, adultos saludables y animales. Entre sus síntomas estaban: cara de color grisáceo, pupilas dilatadas, fiebre, pulso acelerado y agotamiento extremo.

El nombre de esta enfermedad no se debe a que tuvo su origen en España o que haya sido el país que más la sufriera. Fue porque resultó la nación europea que le dio mayor cobertura, a diferencia de los países vecinos, que censuraron las cifras de muertos.

VIH/SIDA

Causado por un virus de inmunodeficiencia humana, el sida ha terminado con la vida de al menos 25 millones de personas en el mundo. Se originó en primates de África central y occidental a principios del siglo pasado y se disparó a partir de 1981.

Según la OMS, actualmente hay 37,9 millones de infectados con VIH en todo el mundo. El África subsahariana es la región más golpeada, y el 61 por ciento de las nuevas infecciones provienen de allí. El virus se propaga de una persona a otra a través de la sangre, semen, fluidos rectales, fluidos vaginales y leche materna.

LA TERCERA PESTE

El nombre se refiere a esta pandemia como el tercer brote de peste bubónica que afectó a la sociedad europea. La primera fue la Plaga de Justiniano y la segunda fue la Peste Negra. Surgió en Yunnan, China. De allí se esparció por todo el orbe, aunque en ningún lugar tuvo un impacto tan mortífero como en la India, donde causó cerca de 10 millones de muertos.

La enfermedad es provocada por una bacteria generalmente transmitida por la picadura de pulgas de un huésped infectado, a menudo una rata negra. Este brote dejó a 12 millones de personas sin vida en 1855.

SARS

El síndrome respiratorio agudo grave (SARS) se manifestaba desde un simple resfriado hasta una severa neumonía, causada por un coronavirus, que se propagó a partir de mamíferos en China. Según la OMS, de un total de ocho mil 98 contagios, 774 personas murieron.

Durante la primavera del 2009, este virus se propagó rápidamente por todo el mundo: la enfermedad se diseminó en Estados Unidos y Canadá, y cruzó los océanos Atlántico y Pacífico para llegar a España, Inglaterra y Nueva Zelanda.

INFLUENZA H1N1

En un principio se creyó que la H1N1 tuvo su origen en México, pero con la ayuda de análisis en retrospectiva, fue posible recabar datos que sugieren que la cepa se encontraba en circulación a nivel mundial desde varios meses antes de ser identificada.

Es un virus de origen porcino con dos genes de linaje euroasiático, se calificó como una enfermedad viral aguda de las vías respiratorias que afectó principalmente a niños, jóvenes y adultos de mediana edad por el que murieron más de 18 mil personas alrededor del mundo. Hoy en día circula como virus de influenza estacional.

ÉBOLA

Es una enfermedad infecciosa por un virus que afecta a seres humanos y primates, entre los síntomas se encuentra la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa y dolores musculares, de cabeza y de garganta, lo cual va seguido de vómitos. Dejó una cifra de 28 mil contagios y 11 mil 300 decesos.

Se propagó en diciembre del 2013 en Guinea, cuando un niño de 2 años del remoto pueblo de Meliandou enfermó, antes de este caso no se tenían registros del virus en el país.

La infección se produce por medio del contacto con excremento de murciélagos o por consumo de carne silvestre infectada; se transmite de persona a persona. El virus se contagia a través del sudor, la saliva, las heces o el semen.