Miércoles, 29 Marzo 2017 07:37

Alejandro: desafío a la muerte

Escrito por Rosa María Ramírez Reyes
Alejandro: desafío a la muerte Cortesía de los familiares

La  impresionante historia de un niño puertopadense de 7 años a punto de ahogarse con un cuesco de ciruela.

IMG 7524En el comienzo de la tarde del miércoles 22 de marzo, un suceso conmocionó a vecinos de San Manuel; un pequeño de  7 años estaba ahogándose con un cuesco de ciruela. La noticia corrió de boca en boca y cada quien salió a ver cómo podía ayudar. En el Puesto Médico de la localidad, profesionales de la Salud dieron los primeros auxilios, los cuales posibilitaron garantizar la vida de Alejandro Espinosa Hernández, alumno de primer grado de la escuela primaria Manuel Ascunce Domenech. Al aviso de emergencia el SIUM se activó y en cuestión de escasos minutos trasladó al paciente al hospital general docente Guillermo Domínguez López, de Puerto Padre.
Ya en la institución sanitaria, el personal asumió el desafío a la muerte. Primero quienes en cuerpo de guardia con el cirujano José Manuel Martin Hidalgo, al frente corroboraron la gravedad y luego los que en el salón de operaciones intervinieron al paciente. Así como en San Manuel, trabajadores del hospital, ajenos a la asistencia médica, ayudaron, por ejemplo el jefe de cocina tomó en brazos a Alejandro y corrió rumbo al salón, poco antes el camillero le auxilió y sin detener la marcha entregaron al niño al equipo multidisciplinario.
LLegó a la unidad quirúrgica cianótico, casi sin respirar, contó la doctora Yamila Diéguez Ávila, especialista en Otorrinolaringología, quien lo recibió. IMG 7535Las miradas de instrumentistas, doctores y enfermeras se cruzaron y una decisión primó: salvarlo. En la institución desde hace algunos años no se operan menores de 18 años, pero si no lo hacían eran pocas las probabilidades de que Alejandro llegara al hospital provincial. La pericia y valentía del colectivo se impuso una vez más.
Sin titubear el anestesiólogo Osmel Cordero, apoyado en la colega Nielvis Sastre Matos acometió el suministro de medicamentos y chequeo de signos vitales, entre los dos entubaron y estabilizaron a Alejandro para que el otorrinolaringólogo Nodiel Sobrecuevas realizara la broncoscopia, un método poco usual en situaciones de emergencia, en la que peligraba la vida del paciente.
Se sabía del cuerpo extraño en las vías respiratorias, pero el lugar exacto no, por eso la broncoscopia era la vía certera, dijo sosegado ya Nodiel, y agregó, decidirlo no fue difícil, sino ejecutarlo en un paciente que ya tenía un pulmón sin funcionar y estaba prácticamente muerto. Cada segundo contaba, lo que no dio cabida a pensar mucho, solo a extraer el cuesco de ciruela en diminutas fracciones hasta completar la totalidad y sentir que el pequeño reaccionaba por sí mismo como si nada hubiera pasado.
IMG 7544Fotos: José Luis Pérez ParraEn manos de pediatras puertopadrenses Alejandro fue remitido a la unidad de terapia intensiva del hospital provincial Mártires de Las Tunas para el seguimiento posterior a la intervención quirúrgica, pero ya fuera de peligro. Allí tuvo también esmeradas atenciones que permitieron su vuelta a la vida sin más contratiempos que el susto del mediodía del miércoles 22 de marzo.
Nombres son muchos, diríamos una lista interminable, ellas y ellos lo saben bien y sienten la dicha de haber salvado a Alejandro Espinosa Hernández, por eso su mamá Aimí, junto al resto de la familia agradecen desde lo más profundo. Ahora el pequeño corretea el barrio con la sonrisa pícara de siempre y seguirá comiendo ciruelas porque son sus favoritas.

Visto 3395 veces Modificado por última vez en Jueves, 30 Marzo 2017 08:32

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found