Martes, 07 Noviembre 2017 06:27

Sembrar cuando no llueve (+audio y video)

Escrito por José Armando Fernández Salazar

Las Tunas.- Dixán Pérez, un campesino de la cooperativa de créditos y servicios (CCS) Mártires de Manatí, en el municipio homónimo, siembra viandas, granos y hortalizas. También tiene un buen rebaño de carneros y chivos. Pero antes de depositar en el surco la primera semilla de cualquiera de estos cultivos, el joven productor tiene que cosechar agua.

Se trata de una técnica antiquísima que se abandonó en los campos cubanos por la modernidad de los sistemas de riego, la mayoría de los cuales hoy resultan poco operativos debido al gasto económico y la depauperación de los embalses. Consiste en la construcción de un sistema de canales y esclusas y la reorientación del terreno para crear pequeños espejos de agua desde donde  se extrae el indispensable líquido.
A Dixán no le ha quedado otro camino que adaptarse si quiere ser rentable, porque le ha tocado hacerse campesino en el segundo municipio más seco de Cuba, una condición agravada por los efectos del cambio climático.
"Además he tenido que introducir clones de viandas que son más resistentes y tienen ciclos de desarrollo más cortos y de esta forma con menor densidad de agua obtengo más producciones. También me es útil la información agrometeorológica que me permite ahorrar agua cuando se prevé que llueva", comenta Dixán con una seguridad y conocimientos que lo alejan de cualquier estereotipo sobre el guajiro cubano y nos pone en presencia de un científico popular, acaso impulsado a estos menesteres por la necesidad.
Y es que en el joven productor manatiense ha encontrado terreno fértil un proyecto que se desarrolla en 20 municipios del Oriente Cubano en el que participan, además, autoridades locales y representantes del Programa Mundial de Alimentos con el apoyo financiero de la Unión Europea.
Denominada Pon tu ficha, hacia un manejo integral de la sequía, la iniciativa cuenta con dos años de implementación y entre sus principales resultados se encuentran la elaboración de cuatro herramientas metodológicas para la gestión de las vulnerabilidades, la alerta temprana y la evaluación de los impactos de este lento fenómeno meteorológico.
En Las Tunas, el proyecto se aplica en Majibacoa, Manatí, Puerto Padre y "Jesús Menéndez", ubicados en áreas donde se registran los regímenes más bajos de lluvia en los últimos 10 años y son evidentes otras consecuencias de este fenómeno como la intrusión salina (penetración del agua del mar en las cuencas subterráneas) y la degradación de los suelos que pierden su capacidad productiva.
Mediante la capacitación y la guía oportuna de la información, el Proyecto Pon tu ficha, hacia un manejo integral de la sequía, se propone una mejor respuesta al enfrentamiento a este desastre no solo durante su ocurrencia, sino también de forma preventiva (resilencia), dijo Miguel Ángel Puig, coordinador del proyecto por el PMA Cuba.
El experto explicó que en el 2018 además de hacer una evaluación de la viabilidad de las herramientas metodológicas que se han elaborado, se prevé ampliar los objetivos del programa para pasar de identificar las vulnerabilidades a resolverlas, mediante una adecuada gestión del agua, manejo de los suelos y la introducción de cultivos adecuados.
El desplazamiento de las estaciones de lluvia y seca y la ocurrencia de precipitaciones más concentradas geográficamente y en menor tiempo, constituyen evidencias del cambio climático en el Balcón de Oriente, la provincia más seca de la Isla, con mil 38 milímetros como promedio al año.
Esa realidad contrasta con la base económica local, que tiene en la producción de alimentos alrededor de un 60 por ciento de su producción mercantil. Por esa razón urge que la historia de campesinos como Dixán Pérez deje de ser la excepción para convertirse en regla.

Visto 1070 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Noviembre 2017 21:11

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found