Lunes, 04 Diciembre 2017 06:09

Fidel en el canto de la Patria (+video)

Escrito por Tomado de Granma
Más de 300 artistas participaron en este homenaje a Fidel; hoy, el pueblo santiaguero irá hasta el cementerio de Santa Ifigenia a rendirle tributo al invicto Comandante en Jefe. Más de 300 artistas participaron en este homenaje a Fidel; hoy, el pueblo santiaguero irá hasta el cementerio de Santa Ifigenia a rendirle tributo al invicto Comandante en Jefe. Foto: Juvenal Balán

Santiago de Cuba.- Fidel volvió a cabalgar con toda Cuba y el mundo, durante la velada político cultural, que tributada en su homenaje al cumplirse el primer aniversario de su partida hacia la eternidad, tuvo por escenario anoche el teatro Heredia, de esta ciudad.

Encabezados por el segundo secretario del Comité Central del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, José Ramón Machado Ventura; miembros del Buró Político y el secretariado del Comité Central del Partido; del Consejo de Estado; autoridades del territorio; entre otros dirigentes de las organizaciones políticas y de masas; las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior, acompañaron a una representación del pueblo santiaguero que asistió a la hermosa entrega realizada a través del canto, la música, la danza y la poesía.

La historia que se abrió aquel amanecer del asalto al cuartel Moncada, estuvo en la gala simbolizada en la composición de su Autor Intelectual, José Martí, Verso Amigo, que magistralmente musicalizara el trovador Eduardo Sosa.

Los difíciles días de prisión en Isla de Pinos y la organización del Movimiento Revolucionario 26 de Julio, estuvieron en esa obra de pasión y esperanza creada para La Gran Rebelión por el maestro Frank Fernández, quien también mostró a Fidel en el pentagrama con su Boceto un bosquejo por la cancionística revolucionaria.

El exilio en México, el Granma y su desembarco en Los Cayuelos, de Playa Las Coloradas, transcurrió con la emblemática La Lupe, del querido Comandante Juan Almeida Bosque, interpretada a dúo de saxofones por César López y Evaristo Denis, junto a la gran orquesta sinfónica, que bajo la dirección del maestro Enrique Pérez Mesa, brillara en cada ocasión.

Si de principio a fin las imágenes proyectadas recrearon cada momento acertadamente, las del Quinteto Rebelde mostraron sus jóvenes rostros alegrando escasos descansos de la guerrilla en la Sierra, mientras que en su presentación estos mismos campesinos con su típico verde olivo de campaña, evocaban el montuno Hay que cuidar a Fidel.

Distantes entre sí en el tiempo, pero muy cerca en la tradición de lucha de los cubanos, convergieron en el excelente programa el fragmento de la obra Cimarrón, a cargo del Conjunto Folklórico de Oriente, y Girón la Victoria, de Sara González, por Danza del Caribe, de la Escuela Profesional de Arte santiaguera.

Como himnos se escucharon El gran día de enero, de Almeida, interpretado por María Isabel Prado; Canto a Fidel, de Carilda Oliver, en la voz de Miriela Mijares; Canción para mi soldado, de Silvio Rodríguez, interpretada por el Septeto
Turquino, y No lo van a impedir, de Amaury Pérez, por Eduardo Sosa.

Vibraron los poemas Marcha triunfal del Ejército Rebelde y Voto de confianza del pueblo a Fidel, ambos de Jesús Orta Ruiz (El Indio Naborí), y Escribo Fidel, de Jesús Coss Cauce, declamados por Corina Mestre, Jorge Enrique Caballero, y Fátima Patterson, respectivamente, así como las décimas dedicadas por los repentistas Héctor Gutiérrez y Aramís al Comandante en Jefe.

Casi al final del programa, Annie Garcés impactó al interpretar a capella la esperada composición de Eduardo Ramos, Su nombre es pueblo, y como aporte especial Raúl Torres estrenó oficialmente Laureles y Olivos, antes de llamar a Annie y a Sosa, para sus imprescindibles temas El regreso del amigo y Cabalgando con Fidel.

Conmovedoras imágenes de las honras fúnebres a lo largo del país, y el acompañamiento del coro Orfeón Santiago, del coro Madrigalista y cantorías infantiles, dieron una sensación de magistral cierre, pero ese instante llegó tras las palabras de Fidel el 1ro. de mayo del 2003, reafirmando el Hasta la Victoria Siempre, del Che.

Saberse cubano, interpretado por su autor Kiki Corona, secundado por todo el elenco, y acompañado por la orquesta que integraron músicos de la Orquesta Sinfónica de Oriente, la Orquesta Sinfónica Juvenil del Conservatorio Esteban Salas, y la Banda de Conciertos de Santiago de Cuba, fue el número escogido para el cierre.

Visto 1015 veces Modificado por última vez en Lunes, 04 Diciembre 2017 10:35

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found