Martes, 06 Febrero 2018 05:27

Persistente casa de piedra

Escrito por Juan Morales Agüero

Las Tunas.- Es tan célebre que un popular reparto de la ciudad le pidió prestado su nombre y se quedó para siempre con él. Basta con mencionarla para que cualquier despistado llegue por su referencia a su destino. Todos la quieren, aunque no lo demuestren al pasar por su lado...

Casa-de-Piedra2Durante muchos años fue el edificio más alto de Victoria de Las Tunas. Sus recios muros han desafiado a pie firme los embates del tiempo. En fin, creo que ya di suficientes elementos. ¿Algún tunero duda todavía que estoy hablando de nuestra conocidísima Casa de Piedra?
Antes de remitirnos a los orígenes de este vetusto inmueble debo referirme a la compañía citrícola norteamericana que operaba por la zona desde principios del siglo XX. Ella poseía extensas áreas de terreno para la siembra. En 1904, su dueño inició la construcción de la casa.
Un año después ya estaba terminada. Resultó tan suntuosa que los vecinos comenzaron a llamarla El Hotel. Tenía pecera, columpios, jardines, áreas de juego, en fin... No se había visto jamás cosa igual en la ciudad.
En la residencia no solo vivían los dueños, sino también algunos empleados, como un maestro traído de los Estados Unidos para enseñar en inglés a los hijos del matrimonio. El inmueble tenía tres niveles. El más bajo a partir de mortero y cemento, con tres cuartos, sala y escalera. En el segundo estaban el comedor y cinco dormitorios. Y el último era un salón sin divisiones para todo tipo de juegos de mesa.
Las puertas y las ventanas simulaban semiarcos. Al fondo, una chimenea hacía las veces de elemento ornamental. Por añadidura, tres de sus costados disponían de corredores adornados con columnas que imitaban la piedra. Ya le digo, ¡una maravilla!
Los entrepisos eran de tablas sujetas con vigas de júcaro y pinotea. Y de madera también los cerramentos, cuyas viguetas se aseguraban con pernos y tornillos. El techo de cuatro pendientes estaba hecho de zinc con buhardillas que permitían la entrada del aire y de la luz.
En 1909, la compañía Las Tunas Fruit Company compró las tierras citrícolas y también la Casa de Piedra. Sus dueños situaron allí para administrar la naranja y la toronja a mister Charles Milligan, un norteamericano residente en la zona. Años después, la compañía vendió en subasta pública todas sus propiedades, que fueron adquiridas por el propio empleado y su familia.
Mister Charles y los suyos fueron los moradores más estables que tuvo la Casa de Piedra. Residieron allí por varios años, vinculados al giro que le dio origen. En ese ínterin, el local hizo las veces de almacén, vivienda y oficinas. A fines de la década de los años 30, el norteamericano se la alquiló a Mercedes Mora, quien, a su vez, la transfirió más tarde a José Acosta. La casa exhibía ya signos de deterioro. Era el principio del fin.
Corrían los años 40 cuando sus últimos propietarios la abandonaron para siempre. El acto devino regalo para familias sin hogar que vivían en la Victoria de Las Tunas de la época en condiciones de indigencia. La Casa de Piedra fue abordada, dividida y trastocada en vivienda múltiple de los pobres. Hasta que llegó la Revolución.
En 1962, las familias que vivían en la Casa de Piedra recibieron confortables viviendas. Las condiciones constructivas del inmueble ya resultaban pésimas. Con el tiempo solo quedaron en pie sus muros y algunas vigas como testimonio de una etapa vencida para siempre.
Hoy nuestra querida Casa de Piedra cobija a un establecimiento comercial. Pero su antigua popularidad no ha mermado un ápice. El reparto que la perpetúa no consentiría jamás en olvidar su casi centenaria historia.

Visto 2740 veces Modificado por última vez en Martes, 06 Febrero 2018 10:15

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - Pillo

    Soy un tunero ausente, auque no soy nativo de Las Tuna, desde que llegue a esa querida tierra en 1980, siempre me llamó la tención La casa de Piedra, sentí curiosidad por ella y sus orígenes, pero hasta hoy no habia logrado parte de mi sed de conocimiento sobre ella, doy gracias este articulo; me gustaría mucho que un día se recatara su estructura original y convertirla tal vez en algo útil, tal vez salón de exposiciones, areas de juego bajo techo, o museo, etc

    Like 0 Short URL:
  • Invitado - José Francisco Mastrapa Escobar

    En esa casa habitaron familias hasta algunos años más de lo que refuere el periodista. Yo nací cerca de allí en el 63 y recuerdo de niño esto que digo

    Like 0 Short URL: