Martes, 15 Enero 2019 07:44

IPA Manifiesto de Montecristi: ciencia y trabajo, la fórmula del futuro

Escrito por Elena Diego Parra
IPA Manifiesto de Montecristi: ciencia y trabajo, la fórmula del futuro Fotos: ReyLópez.

Jobabo, Las Tunas.- El sueño de Mailén Cruz Castro es ser médico veterinaria. Los mejores recuerdos de su niñez tienen el olor de la leche recién ordeñada y muy pronto cambió las muñecas por animales a los que proteger y sanar. Para lograr su meta da los primeros pasos en el instituto politécnico agropecuario (IPA) Manifiesto de Montecristi de Jobabo, donde cursa el segundo año de Técnico Medio en Zootecnia Veterinaria, una de las 14 especialidades que acoge el centro.

A sus 16 años Mailén atesora anécdotas que le parecen sorprendentes. La primera vez que vio el interior de un animal fue en el curso pasado, en una clase práctica sobre la necropsia. "Era un cerdo que murió de una intoxicación alimentaria y me impresionó mucho. Fue muy fuerte verlo abierto, pero increíble y ya sé cómo hacerlo, también me enseñaron el ordeño manual y la exploración clínica. Quiero seguir estudiando porque me encanta sentir que puedo atender los animales y curarlos".

Además de Mailén, otros 524 alumnos conforman la matrícula del IPA Manifiesto de Montecristi, colegio que destaca en la geografía tunera por sus méritos en la formación de técnicos y obreros calificados en especialidades como Zootecnia Veterinaria, Agronomía, Confecciones Textiles, Contabilidad, Elaboración de Alimentos, Construcción Civil, Instalaciones Eléctricas y Carpintería, entre otras. Recientemente fue congratulado con la Condición de Colectivo Martiano y recibieron la Tercera Corona de Excelencia en el Movimiento Nacional de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar.

La máster en Ciencias Magdelaine Sosa Menencia es la directora del IPA. Luego de 26 años de entrega, primero como docente y después como su timonel, conoce al detalle cada recodo y mientras recorre los pasillos, cuenta orgullosa los logros de ese que considera su hogar. "Nuestros indicadores de eficiencia del proceso docente educativo son de excelencia. La promoción se comporta al 99,2 por ciento, la asistencia de los estudiantes es de 98,5, la retención de 92,5 por ciento y cumplimos con las cifras de ingreso.

"Hemos alcanzado resultados sobresalientes en los concursos nacionales de conocimientos y habilidades, obtuvimos el primer lugar en Zootecnia Veterinaria y a nivel provincial conquistamos los puestos cimeros en Agronomía, Jardinería y Obrero Agropecuario. Otra distinción relevante es la de Referencia Nacional en las disciplinas agropecuarias otorgada por el Ministerio de Educación".

Magdelaine sostiene que todos los que se gradúan de técnicos medios tienen una ubicación laboral asegurada. "A los obreros calificados -apunta-, como la preparación es de dos años y cuando culminan no tienen edad laboral, les ofrecemos una continuidad de estudios y los convertimos en técnicos medios en dos años más, en su misma especialidad. Para el próximo calendario solicitamos dos nuevas especialidades, Forestal y Mecanización Agrícola, ambas de gran necesidad para el municipio".

                                                        CONOCIMIENTO Y ESFUERZO

Cuando uno entra al IPA Manifiesto de Montecristi parece una escuela más. Los amplios pasillos rodeados de aulas, el fino murmullo y cierta algarabía de vez en vez, te advierten que el lugar está inundado de la alegría que irradian los jóvenes. Sin embargo, la verdadera riqueza del lugar está más allá de los muros, en los extensos campos que circundan la instalación, donde se teje a golpe de esfuerzo el futuro de esas nuevas generaciones y se aprende de verdad a pie de surco, no en pulcras aulas.

"Contamos con cinco talleres para que los estudiantes puedan desarrollar actividades prácticas y 38 aulas anexas, importantes para que ellos conozcan el entorno en el que una vez graduados se van a desempeñar y se relacionen con esa tradición y cultura. No obstante, en la escuela disponemos de 21 áreas básicas experimentales fundamentalmente de la rama agropecuaria, en las que despliegan las habilidades profesionales que necesitarán para su puesto laboral", refiere Sosa Menencia.

La directora agrega que "tenemos un módulo pecuario con aves, equinos, porcinos, ovinos, caprinos, conejos y ganado mayor, de las ventas de este último aportamos al Estado 45 mil pesos el año pasado. Poseemos una finca de 20,2 hectáreas con cultivos varios, cuyo terreno está sembrado de calabaza, boniato, yuca, plátano y dos hectáreas con caña y king grass para el alimento animal. Hemos creado también un huerto intensivo de una hectárea con vegetales y hortalizas. Además de autoabastecernos, apoyamos los círculos infantiles, seminternados, la escuela especial de la localidad y el comedor obrero de la Dirección Municipal de Educación.

"Cada área está identificada con un profesor de acuerdo a los planes de estudio; él, de conjunto con sus estudiantes, es responsable de atenderla y constituye una tarea integradora que inicia con la preparación del área y culmina con la cosecha, lo que les permite conocer las atenciones y procesos de cada cultivo. En esos terrenos tenemos tabaco,18 clones de boniato, dos variedades de malanga, ñame, 12 clones de plátano, 32 especies de frutales, 21 cultivos entre vegetales y hortalizas, condimentos frescos, 82 especies de plantas medicinales y yuca, de ciclo corto, medio y largo".

Este politécnico es el único del país que atesora un polígono de suelo, con 12 medidas para el manejo, conservación y uso del mismo, habilidad que sus educandos deben saber aplicar, así como la rotación, el intercalamiento de los cultivos y el control de plagas y enfermedades. En los programas de Veterinaria y Agronomía estudian las cercas vivas, las cuales proporcionan sombra al animal y es fuente de alimento para ellos. Allí se fomentan con el almácigo, el piñón florido y la moringa para sustituir el marabú.

"En la agricultura, la falta de conocimientos es una limitante. Nosotros tenemos montadas unas 18 variedades de raíces y tubérculos y una estrategia clonal, que les permitirá conocer a estos futuros productores cómo garantizar que la población tenga, por ejemplo, yuca el año entero o mejorar los rendimientos del boniato. El objetivo es lograr una formación profesional más adecuada, la que necesita el país para recuperar la agricultura y garantizar la alimentación", nos dice Domingo Javier Álvarez, jefe de la Rama Agroindustrial.

"Estamos inmersos en el montaje de una finca agroecológica de frutales, porque precisamos disminuir el impacto del cambio climático. En la veterinaria trabajamos con razas resistentes y realizamos cruzamientos en busca de animales fuertes ante la falta de alimento, las plagas y enfermedades. Nuestros muchachos son capaces de hacer necropsias, determinar las causas de muerte, elaborar alimentos con un balance nutricional adecuado y ya incursionamos desde hace algún tiempo en la inseminación artificial", comenta el experto.

Desde lo alto de la escuela todo se ve muy lindo, pero en los campos la belleza se traduce en sudor y mucho esfuerzo desde horas muy tempranas hasta que se esconde el sol. Los colores vivos, los terrenos impecablemente libres de malas hierbas, condimentos frescos y canteros que aprovechan el drenaje para apalear la falta de agua, son evidencia de la aplicación de la ciencia en la agricultura, en función de mayores rendimientos; sin descuidar el cuidado del medio ambiente y el uso adecuado de los recursos naturales.

El porvenir desde aquí se ve más prometedor. Mucho impulso hay y retos también, pero ambos van acompañados por la experiencia de un colectivo que concreta con hechos su pasión y en el que todos comparten la meta de lograr técnicos comprometidos con la tierra y con la solidez de la cultura agropecuaria.

Visto 1725 veces Modificado por última vez en Miércoles, 16 Enero 2019 10:22

Artículos relacionados (por etiqueta)

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found