hospital ppadrex211Puerto Padre, Las Tunas.- Se conocen solo entre sí, desandan las salas, se cuidan unos a otros, excavan más allá de la muerte, batallan juntos por la vida. Consultan, exploran protocolos, no se despegan de los pacientes. Son los profesionales del Hospital General Docente Guillermo Domínguez López, en Puerto Padre, quienes abrigan la esperanza y enfrentan las infecciones respiratorias agudas de toda la provincia.

En genuina simbiosis, experimentados y noveles, engrandecen el alma y combaten para devolver al hogar a los enfermos. Cada egreso es una victoria, y ante el deceso el dolor les hace temblar, no ejercen para ser vencidos.

No hay nombres, todos son uno y uno son todos. Así se muestran los trabajadores de la unidad asistencial puertopadrense, quienes hacen resplandecer la vocación humanista, distintiva del ejército de batas blancas.

Más de una veintena de pacientes que requieren hospitalización encuentran en este sitio a valientes.

hospital ppadrex22211Hay bravura desmedida en cada oficio, se visten de arrojo para que en las 24 horas frente a enfermos no haya contratiempos. El descanso es aparente, porque si se precisa entrar a sala, ahí están juntos, viejos y nuevos doctores, enfermeros, tecnólogos… personal de apoyo.

La zona roja de solo nombrarla da temor, y ellos también lo sienten. Son humanos, y se enfrentan a una enfermedad que esconde el rostro. Mientras los resultados no están en su poder, saben que acecha el peligro de la Covid 19.

El primer grupo partió al aislamiento por dos semanas, llevan consigo historias singulares y comunes de días y noches en vilo por la vida. El segundo va tejiendo sus propias vivencias, porque en él se integran profesionales de la Educación, a los que encargan las tareas de limpieza y repartición de alimentos.

Entre ellos hay hermandad, refrendada en cada acción por la seguridad. Hermosas páginas de compromiso y deber signan la pelea de cada jornada. Cuando todo pase y estos meses sean pesadillas del pasado, recordarán que, tras cristales, la vida es expresión suprema. 

Escribir un comentario