Imprimir
Visto: 654

vacunainfantil2Foto: ReyLópez.

Las Tunas.- Anthony, Daniela, Eduardito, Emi e Isabela recibieron este fin de semana "un regalo científico", se trata de Soberana 02, el inyectable cubano contra la Covid-19 que desde el mes de septiembre despierta en toda Cuba una ola de esperanza en la lucha contra la pandemia.

Durante las dos últimas jornadas, unos 200 sitios, en esencial, escuelas, consultorios, policlínicas y centros laborales han sido el escenario para acoger este presente que es el resultado de décadas de desarrollo de la Biotecnología nacional y de poco más de un año de esfuerzo para producir las vacunas cubanas Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus.

Con algo de ansiedad se vivieron los días previos en cada hogar: temor ante el pinchazo, explicaciones acerca de la importancia del fármaco y de qué pasa en el cuerpo después de recibido el mismo, promesas de ser valientes y no temer…y así una extensa lista hasta llegar al día definitivo que para muchos fue de fiesta y como tal comenzó la jornada y hasta se escogió la mejor prenda para la ocasión.

Anthony Davis Salinas Verdecia, a la altura de sus 6 años, estaba muy claro de la trascendencia de recibir el inmunógeno; al vacunatorio ubicado en las proximidades de la Empresa de Mantenimiento Constructivo, correspondiente al área de Salud de la policlínica Aquiles Espinosa llegó en compañía de su hermano y su madre.

A: No, no, el pinchazo no me dolió -manifestó seguro y tranquilo.

P: Y ¿por qué te vacunaron, Anthony?

A: Para que no me dé la Covid.

P: Y, ¿cómo te has cuidado de la Covid-19?

A: Con el nasobuco, lavándome las manos con alcohol, jugando en casa…Ahora estoy muy contento de estar vacunado y pronto comenzaré el primer grado.

Para las familias de las niñas y niños entre los 2 y los 10 años, las últimas jornadas y la que vivimos este lunes son motivo de orgullo y felicidad. Por tal motivo, la mamá de Anthony dio un sí seguro ante el pedido de ofrecer su declaración, era esta su forma de agradecer a tantos que hicieron posible la vacunación de sus dos hijos.

"Me hace muy feliz saber que mis niños tienen, ambos, la primera dosis de la vacuna y que ya van adquiriendo cierta inmunidad contra el coronavirus”, manifestó agradecida, al tiempo que destacó también la intervención sanitaria en virtud de la cual ella había sido inmunizada antes.

Por su parte, Oniria Pérez Oliva, abuela de Dariannis Rivero, habitantes ambas del reparto La Victoria, de esta ciudad, dijo sentirse feliz porque su nieta está más cerca de retomar las clases, en el mes de noviembre, y agradeció a la Revolución Cubana el impulso de esta campaña que posibilita la inmunización de la totalidad de los menores cubanos, entre los 2 y los 18 años de edad.

El disfrute de estos días de vacunación, son el resultado del trabajo de muchas personas, entre estas, directivos de Salud y Educación al frente del proceso en el territorio, pedagogos, personal sanitario, delegados del Poder Popular, presidentes de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR)... y un grupo de obreros de la Empresa Comercializadora de Medicamentos (Emcomed), operador Logístico de BioCubaFarma, con un rol fundamental en la distribución de las vacunas y demás medicamentos a todo el territorio nacional.

Más de 100 mil niños, adolescentes y jóvenes de Las Tunas deben inmunizarse en la provincia antes del 20 de noviembre, un camino que se comenzó a transitar en los primeros días de septiembre y que avizora tiempos mejores para toda Cuba y también para la humanidad.