Imprimir
Visto: 899

estudiantes derecho codigo familias

Las Tunas.- Vencieron el natural miedo escénico y se plantaron frente a las cámaras de TunasVisión para describirles a sus conciudadanos de qué va el proyecto de Código de las Familias, que ahora mismo se somete a consulta popular. El que sean estudiantes de la carrera de Derecho de la Universidad de esta provincia del oriente cubano haría pensar que lo asumieron como una tarea más, pero no es el caso, porque lo hicieron desde sus realidades personales. Los guiones fueron el fruto de su propia inspiración, como también decidir a qué título y capítulo del Código les interesaba referirse. Luego, coordinaron todo a través de un grupo en WhatsApp, hasta que llegó la hora de grabar los videos, que ya están siendo emitidos por la señal del telecentro.

LUCES, CÁMARAS ¡ACCIÓN!

“Las personas creen que será un alquiler de vientres o lucrar con eso y ¡nada que ver! Tiene una serie de requisitos como la autorización judicial competente. Es la oportunidad que se les da a las parejas que no pueden concebir”, dice Aimet Daniela Barea Moreno-Aurioles, quien definió que en su segmento hablaría de la gestación solidaria, una de las novedades que trae el texto legislativo.

El proyecto, resume, tiene tres aspectos por destacar: la autonomía progresiva que les otorga a las niñas, niños y adolescentes; la oportunidad de la gestación solidaria y los procedimientos que establece para la adopción. “Eso, opina, es incluso más importante que otros aspectos en los cuales las personas se concentran demasiado, como el matrimonio”.

Saili Susel Fonseca González tuvo que esforzarse mucho para conservar la compostura en el estudio y porque este asunto toca bien de cerca su historia personal. “Es lo que he vivido”, indica, quien sabe lo que es una relación padre-hija construida no desde la consanguinidad, sino desde el afecto. “Es un Código que respeta a todas las familias que tenemos en nuestra sociedad”, afirma. “Qué bonito es reconocer esos vínculos tan fuertes con alguien que ha estado contigo durante toda tu vida, te ha ofrecido amor, respeto, enseñanza. Es muy importante que este Código reconozca eso; dando lugar a la filiación no solo por consanguinidad sino aquella por afinidad y socioafectividad. Nos da la oportunidad, a quienes hemos tenido esa experiencia, de demostrar que esa persona sí es tu familia”.

Desde su vivencia, Jelen Harrison Palmero no perdió la oportunidad de contar en instantes algo tan complejo, pero a la vez decisivo para el futuro del país, como la protección hacia los adultos mayores. “Vivo con mis abuelos, por eso creo que es muy importante que a esas personas que tanto queremos les demos el amor y afecto que se merecen”.

Este proyecto, explica Lauren Cruz Vázquez, se adecua a lo que vivimos hoy: “Como mismo una madre y un padre pueden criar a sus hijos en un ambiente de igualdad, de tranquilidad; también podrían hacerlo dos personas de un mismo sexo. El Código no te obliga a casarte con alguien de tu mismo sexo; sino que les da la oportunidad a quienes sí quieran hacerlo. No puede existir discriminación. Tenemos que aceptar esa realidad”.

A Yelenis Sosa Guerra le preocupa cómo se ha distorsionado el contenido del Código hasta límites totalmente ilógicos; por eso estuvo también en el canal televisivo local. “No es un invento, opina, no impone nada; simplemente reconoce a todas aquellas familias sobre la base de la diversidad que existe en la Cuba de hoy y que está presente en nuestro texto constitucional. Refuerza los lazos de amor y desecha la idea de que la familia es dos personas de diferente sexo y un hijo, pueden ser una abuela que haya criado a ese bebé, un tío, un primo… Si existe el lazo de amor, existe la familia”.

Idolka Espinosa Rodríguez hace notar que no hay un solo tipo de familia. “Muchos de nosotros vivimos con padres divorciados ¿y por eso no tenemos familia?”, les responde a quienes cuestionan los derechos que este nuevo Código concede.

Cuba es uno de los países de Latinoamérica más envejecidos, por eso Rosalía Cruz Pavón ve con buenos ojos cómo el referido cuerpo legal defiende los derechos de los adultos mayores: “Tenemos que ser cooperativos y solidarios. La vejez no es una enfermedad, tenemos que contar con ellos, porque debido a su largo recorrido por la vida nos pueden ayudar en nuestra formación con su experiencia".

SOLO EL COMIENZO

Sergio Vargas Esperance, presidente de la Unión de Juristas en Las Tunas, afirma con entusiasmo que desde la organización gremial “nos trazamos como política la atención a los estudiantes de Derecho y de vincularlos con la comunicación social". 

Con esta iniciativa, en la cual participaron otros alumnos más, añade, “buscamos el fomento de la cultura jurídica de la sociedad; a la cual no solamente tributen los juristas ya graduados, sino también los profesionales en formación. Con ellas y ellos, asegura, se pueden hacer muchas cosas novedosas, aprovechando precisamente su juventud, sus iniciativas creadoras, que le dan una visión moderna al enfoque de los problemas”.  

Mientras estos videos cortos siguen apareciendo entre los programas de TunasVisión y desde sus redes sociales; la realizadora y conductora del canal, Dalgis Román, encomia una experiencia que, asegura, le “dejó con el sentimiento y el sabor de la garantía de futuro que tenemos en materia legal. Sobre todo, de la nueva manera de hacer, de comunicar temas tan sensibles como el Código y las transformaciones que aparejadas a este tendrá nuestro país para ser mejor, más justo, más inclusivo, más parecido desde la legalidad a lo que somos y queremos ser”.

Vea además