Viernes, 03 Febrero 2017 18:27

Cuidado con la keratina

Escrito por Yelaine Martínez Herrera
Cuidado con la keratina Foto del autora

Mejorar nuestra imagen como seres humanos no es algo contemporáneo. Desde la antigüedad se usaban cosméticos y otros recursos para lograr un efecto más atractivo. Hasta la mismísima reina egipcia Cleopatra, admirada por su belleza, usaba esos "secretos" a su favor. Pero qué pasa cuando, en pos de la hermosura, perjudicamos nuestra salud. Veamos qué sucede en el caso de la keratina.

De forma natural, se trata de una proteína rica en azufre, que constituye la parte fundamental de las capas más externas de la epidermis y de tejidos como las uñas y el pelo. Mientras, su famoso tratamiento consigue "reparar" en gran medida el cabello dañado por tipos de champú, decolorantes, tintes para pelos, el sol, la contaminación, el humo y otros elementos.
Surgida en Brasil, poco a poco se fue diseminando hacia los Estados Unidos y otros países. Un cabello mejor nutrido, alisado y brillante forma parte de sus encantos. Según diversos investigadores, tiene la posibilidad de devolver un 80 por ciento de proteínas al cabello dañado, pues las pequeñas moléculas de keratina penetran en la corteza del cabello y mejoran su calidad desde el interior. Pero, ¿qué pasa cuando no se emplean los índices adecuados de formol, uno de sus ingredientes, o se adultera el producto?
VOZ ESPECIALIZADA ADVIERTE PELIGROS
El tunero Vicente de Jesús Álvarez Yabor, profesor consultante y especialista de segundo grado en Dermatología, explica: "Algunas keratinas contienen formol, con efectos nocivos para la salud, pues es cancerígeno y tóxico. La que se puede utilizar es aquella que tiene menor concentración de formaldehído, hablamos de no más del 0,2 por ciento. Hay países que incluso la han abolido de sus farmacias porque puede afectar a quien recibe el tratamiento y al que lo aplica".
Pero no solo el formol es motivo de preocupación si muestra más cantidad de lo permisible, sus derivados, carbocisteína o ácido glioxílico, al ser calentados se convierten en formol produciendo los mismos efectos. Según amplió el especialista, "si el producto tiene mucha cantidad de esa sustancia es perjudicial porque los vapores emitidos, cuando empieza el calentamiento de los mechones de cabello, pueden producir faringitis, laringitis, hasta una neumonía o asma bronquial, y si la persona tiene una base alérgica, peor. Mientras, el que recibe el tratamiento puede tener quemaduras, ampollas, necrosis epidérmica, alopecia (pérdida del cabello) temporal o definitiva, entre otras alteraciones en la piel".
CLIENTES OPINAN
Cuando hablé con Daritza Montero, de 22 años de edad, solo se había dado una vez la keratina. Sin embargo, ha notado en ella mejoría. "Mi pelo antes era más riso, ahora lo tengo más lacio". Palabras que reafirmó Enilaidis Blanco Castellano, en la misma situación. "Ahora muestro un cabello más hermoso", dijo.
Dianelis Meriño Vidal, por su parte, expresó: "Hace tiempo que me la hago y nunca me ha hecho daño, solo se me aguan los ojos, pero nada más. Antes tenía el pelo reseco y riso, ahora es más lacio, brilloso y lindo". Yanet Lago solo se lo hizo una vez, pero "no vi muchos resultados, se me partieron varias mechas, quizás fue por el maltrato del producto o por algún fallo en el procedimiento".
Danay Montero Rivero, con cinco experiencias de este tipo acumuladas, opina: "Me ha aportado más brillo y suavidad, pero hay que dárselo con personas que usen el producto original porque conozco casos que han terminado en el hospital, con el cráneo dañado y pérdida de cabello".
Esta práctica no es privativa de las féminas, pues muchos varones la prefieren. Kenia Gallar Espinosa, con 18 años de experiencia en la Peluquería, confiesa que ellos constituyen la mayor cantidad de sus clientes, según refirió especialmente desean dársela en "la moñita".
LA PRECAUCIÓN PRESENTE
Dermatlogo-VicenteUn aspecto que llama la atención, y que corroboran varias opiniones, es que en pocos lugares se usan los medios de protección necesarios para mitigar los efectos negativos. Según Yabor, "quien la aplique tiene que estar en un ambiente donde halla ventilación cruzada, además de usar nasobuco tanto esa persona como el cliente, además de guantes para el que realice el tratamiento. Siempre deben estar claros de la procedencia del producto, revisar los índices para ver si son adecuados y no es recomendable aplicarlo a menores de edad".
Dermatlogo-Vicente"Generalmente el cliente es quien lleva una toallita y se tapa la nariz. Hay quien la moja porque ese polvo penetra toda la superficie seca. Incluso existen personas que hacen la keratina de manera empírica, la compran en cualquier lugar y la dan en su casa sin tener los conocimientos suficientes, o la ligan con otros ingredientes y la aplican así, muchas veces sin medios de protección.
"No siempre los lugares tienen condiciones adecuadas como los salones. He sido testigo de cómo hay quien te sientan en una silla con un ventilador al frente para que el polvo, el aire o el humo que despide el secado vaya para atrás, pero de todas formas se respira porque es muy fuerte y penetrante. Cuando me la hice recuerdo que tuve que pedirle a la peluquera que parara", dijo Yanet, una entrevistada que está renuente a repetir la experiencia.
Por su parte, Daritza opinó: "Aconsejo que no aumenten el producto con otros componentes para ganar más, pues provocan alergia y otros daños". Yanet Briñones Espinosa, sí vinculada al oficio, expresó: "En mi caso la realizo de manera responsable, no he tenido ninguna mala experiencia y las personas se van satisfechas".
Mientras la peluquera Kenia, quien trabajó varios años en los centros de belleza La Modelo y El Leningrado, de esta ciudad, añadió: "Es bueno estar bella, pero con salud. En nuestra labor debemos ser conscientes, hay quien le añade líquido de colwey o derrí, con consecuencias negativas porque de por sí su química es fuerte. El frasco de keratina debe comprarse sellado, en un lugar de fiar y al aplicarla el cliente, si se siente mal, hay que retirársela".
No se trata de cogerle miedo al sector privado encargado de estos menesteres, aunque tengamos sitios estatales con suficiente competencia profesional para mejorar nuestra imagen como La Ilusión, del municipio cabecera. Se trata de ser cuidadosos, revisar los envases y no añadir más sustancias innecesarias.
En el camino conocí un caso que sufrió complicaciones a raíz de una keratina. El dolor agudo en el cráneo y la imposibilidad de peinarse fueron los primeros síntomas de alarma. Todo empezó con un frasco comprado "en la calle"... Por eso, conocer los beneficios y perjuicios de esta "milagrosa" técnica es necesario para lucir hermosas (os), pero también saludables, aunque la belleza natural es realmente la más pura de todas las beldades y sin dudas muy aconsejable.

Visto 1165 veces

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - Yuset Cabrera Almaguer

    Interesante esta información. Como médico siento el compromiso de informar a los pacientes respecto a los riesgos del uso de compuestos nocivos para la salud. Muchas gracias mi estimado profesor por su enseñanza constante. Saludos.

    Like 0 Short URL: