Viernes, 31 Mayo 2019 07:54

Cultura del detalle: un estilo

Escrito por Freddy Pérez Pérez

Las Tunas.- La cultura del detalle es tan universal y abarcadora como la vida misma en la Tierra, porque en la era nuclear y espacial un simple error de cálculo puede traducirse en catastróficas e irreparables consecuencias para los seres humanos: guerras, escape de gases nocivos (recuérdese Chernóbil); desastres aéreos, ecológicos y un infinito etcétera que va de lo simple a lo complejo.

En el plano doméstico y del desarrollo integral, ese comportamiento cobra especial relevancia. Es por ello que Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, hace tanto énfasis en su observación desde todos los puntos de vista de la sociedad, sobre la base de alcanzar una gobernanza eficiente, sin ignorar el más mínimo elemento en la edificación de la obra socialista.
Ese tratamiento debe convertirse en un estilo de trabajo cotidiano. Es dialogar con las personas, saludarlas, intercambiar con ellas, estimularlas, reconocerlas, tener en cuenta sus opiniones y congratularlas en ocasiones especiales...
Y es así porque no se deben -por encima del buen deseo de cuadros, jefes y funcionarios- realizar maratones finalistas para quedar bien con alguien en fechas determinadas o la visita por venir; pues una obra no se puede pintar horas antes de su inauguración, incluso, con partes inconclusas, como ha ocurrido en medio del ansia por cumplir metas.
Cultura del detalle es no permitir una siembra de caña, digamos, o de otros cultivos con pésima calidad en la preparación del suelo, al dejar semillas descubiertas que no germinan a cuenta de ocasionar gastos extras y en detrimento de la economía. Sobreviene ahí la disyuntiva de repetir todo el proceso y la consecuente merma de la cosecha y la comida en el plato.
Incultura del detalle es hacer la vista gorda ante maquinarias agrícolas u otros medios automotores circulando por las carreteras sin justificación laboral, a pesar de las serias limitaciones con el combustible, provocadas por las tensiones financieras y el recrudecimiento del bloqueo norteamericano contra Cuba. Asimismo, dejar que camiones cañeros transiten vacíos o con deficiente carga, como se vio ahora en la recta final de la zafra azucarera; junto a consentir el robo o desvío de recursos.
El enfoque de este tema va más allá, e incluye actuar con la ética requerida y llegar puntualmente al trabajo, a las citas, reuniones...; que las consultas médicas sean a la hora prevista, así como las salidas y llegadas de los ómnibus y trenes, apertura de comercios, escuelas, oficinas, instituciones, organismos...
En el plano hogareño este universo es muy visible, la familia puede hacer bastante en pos de tan imprescindible proceder para el avance común: no mantener el televisor encendido por gusto y luchar contra la sobreexplotación de ventiladores, lavadoras, planchas, luces, turbinas, mangueras...
El desarrollo socioeconómico concita el surgimiento cotidiano de hechos en nuestros alrededores que, si son ignorados por pequeños que parezcan, pueden convertirse en problemas mayores. En fin, un avión no levanta vuelo si no está debidamente listo para navegar por los aires. Igual no andará su auto, moto o bicicleta si tiene algún desperfecto mecánico o una piedra obstaculiza el andar. Conjugado todo eso a nuestro favor, la vida será más segura y duradera con una gobernanza eficiente.

Visto 1038 veces Modificado por última vez en Viernes, 31 Mayo 2019 09:06

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found